Más de 250 vehículos militares parten de Motril

Será el mayor operativo desplegado en 20 años./JAVIER MARTÍN
Será el mayor operativo desplegado en 20 años. / JAVIER MARTÍN

El contigente participa en un ejercicio militar de la OTAN y el despliegue será el mayor que se ha realizado en las últimas dos décadas

REBECA ALCÁNTARAMOTRIL

Un total de 255 vehículos militares salieron ayer por la tarde desde el puerto de Motril con destino a Noruega. Las Fuerzas Armadas españolas aportan un batallón de infantería mecanizada, una unidad de defensa aérea y un batallón de inteligencia a los ejercicios Trident Juncture que la OTAN organiza en Noruega desde el 20 de octubre hasta el 8 de noviembre, en lo que se convertirá en el mayor despliegue militar que se ha realizado en los últimos veinte años.

Más de cuatro horas tardaron en embarcar los vehículos. La operación es compleja, ya que la colocación en el barco tiene que hacerse de manera que se compensen los pesos. Un rompecabezas difícil de coordinar y en el que participaron varias decenas de militares, aunque a la travesía sólo se desplazarán diez.

El camión con la munición llegó al puerto a mitad de la tarde, por motivos de protocolo de seguridad.

Dentro de aproximadamente una semana el contingente militar estará en Trondheim (Noruega). El desembarco, según explican fuentes de las Fuerzas Armadas será mucho más sencillo que el embarque.

La elección del puerto de Motril para el traslado de los vehículos tiene que ver con cuestiones logísticas y de espacio.

La finalidad del ejercicio es desplegar y demostrar las capacidades militares de la Alianza así como visibilizar su determinación y capacidad de disuasión. Los militares participantes en el operativo realizarán estas maniobras a temperaturas muy bajas. De hecho se espera que se pueda llegar a los -15 grados. Las condiciones meteorológicas han hecho que sea necesaria la adaptación de vehículos y otros materiales, así como una formación específica para el personal participante.

En este operativo concurrirán no sólo fuerzas terrestres, sino también elementos navales y aéreos de las naciones participantes.

En total, la OTAN reunirá a unos 40.000 soldados de sus países miembros, además de Suecia y Finlandia, estados con intereses en la zona y que no pertenecen a la Alianza Atlántica. Es la segunda ocasión en la que el Ejército de Tierra proyecta carros de combate Leopardo a un país extranjero en su historia reciente.