Vecinos de Salobreña alertan del aumento de la suciedad en sus playas

Denuncian que hay mugre el 90% de los días / ALMUDENA GARCÍA

La asociación de vecinos ha presentado denuncias en el Ayuntamiento y en Medio Ambiente y no descarta llevar el caso a instancias europeas

R. ALCÁNTARASALOBREÑA

Los vecinos de Salobreña están hartos de la suciedad en las playas. Una capa de mugre cubre parte del litoral el 90% de los días y los residentes del municipio están cansados de pedir soluciones que no llegan. La vicepresidenta de la asociación Playas de Salobreña, Almudena García, afirma que han presentado quejas en el Ayuntamiento y en la Consejería de Medio Ambiente, pero no se adoptan medidas. «No es el primer año que pasa. Incluso en invierno, aunque haya menos, también aparecen muchos desperdicios», lamenta. No entiende que si la localidad quiere atraer a turistas se dé esta imagen. «Yo siempre voy a defender nuestras playas, pero si cuando llega la gente se encuentra esta suciedad, ¿cómo se lo explicamos», señala. Ahora la entidad se plantea llevar el caso a instancias europeas.

El presidente de la asociación, José Manuel Martínez, indica que después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea haya condenado a España a pagar una sanción de 12 millones de euros por el incumplimiento de la directiva comunitaria sobre depuración de aguas residuales urbanas, van a estudiar si el caso de Salobreña podría ser similar al de los 17 municipios o urbanizaciones de más de 15.000 habitantes que desde 2001 debían depurar bien sus aguas y a los que hace referencia esta sentencia del órgano comunitario.

Lo que tienen claro los vecinos es que no van a cesar en sus reivindicaciones, porque entienden que se está produciendo no sólo un problema que afecta al turismo, sino que también se trata de una cuestión de salubridad.

Ecologistas en Acción ya daba un toque de atención al inicio de verano sobre el estado de una de las playas de Salobreña afectadas por estos residuos, la del Peñón y la Guardia. La ONG daba una de sus banderas negras este año a esta zona del litoral granadino. Con esta mención la entidad alerta de impactos de gravedad para el medio ambiente como los vertidos contaminantes, basuras, las agresiones urbanísticas o la artificialidad de las playas. Sin embargo, esta advertencia no ha servido para que la realidad de la zona cambie.

José Manuel Martínez explica que se han analizado muestras de los residuos que aparecen flotando en la orilla y se han detectado sustancias que podrían hacer que el agua no fuera apta para el baño. Es más, afirma que este verano los socorristas encargados de la vigilancia de esta zona del litoral granadino ya han colgado en varias ocasiones la bandera amarilla e incluso la roja alertando de los peligros para bañarse a consecuencia de la capa de suciedad que aparece en el agua.

Explica que los motivos de que aparezca esta suciedad son diversos. Por un lado hay deficiencias en los conectores de la red de agua, lo que provoca que aguas residuales de viviendas particulares terminen apareciendo en la orilla. Asimismo, también están los residuos de los invernaderos que han ido proliferando en los alrededores del municipio e incluso también llegan desperdicios de una fábrica de Lobres que van a parar al mar. En definitiva un cúmulo de suciedad que no permite a vecinos y visitantes disfrutar de la playa como les gustaría y que tiene como consecuencia la proliferación de malos olores, además de la aparición de forma casi constante de una capa de desperdicios en el agua que hace poco apetecible darse un chapuzón.

La vicepresidenta de la asociación asegura que hay incluso zonas protegidas donde «se mueren muchas especies» tanto de vegetación marina como de animales debido a la contaminación.

José Manuel Martínez afirma que no entiende que en el municipio vecino de Almuñécar se hagan esfuerzos para evitar que los residuos vayan al mar, mientras que en Salobreña nadie ofrece una solución a lo que está ocurriendo. «Llevamos mucho tiempo denunciando esta situación y lejos de resolverse va a peor», critica.

Esta imagen está provocando que este verano sea más complicado ver a bañistas animarse a meterse en el mar. La gente mira con recelo esa capa de suciedad que aparece casi a diario y que no invita precisamente a acercarse.

«Entre las medusas y la suciedad, ¿a quién le va a apetecer venir a la playa?», se pregunta Almudena García, que insiste en que están agotados de llamar a puertas pidiendo unas soluciones que nunca llegan.

En invierno, señala, la realidad es algo menos desagradable, pero también aparece suciedad. Algunos técnicos de Medio Ambiente han visitado la zona, pero a la hora de la verdad nada se arregla.

«Hay niños pequeños bañándose en ese agua. ¿De verdad nadie va a hacer nada?», reclama la vicepresidenta de la asociación, al tiempo que indica que están cansados de denunciar esta realidad, pero deja claro que no pararán hasta que obtengan una respuesta.

Desde el Ayuntamiento de Salobreña, con el que ayer se puso en contacto este diario para saber si se ha tomado alguna movida, por el momento guardan silencio. Mientras tanto, los vecinos siguen mirando al mar con la tristeza de ver cómo la mugre eclipsa la belleza de su mar.