Los sindicatos piden una reunión para evitar la huelga de limpieza

Los trabajadores confían en llegar a un acuerdo en las próximas semanas/JAVIER MARTÍN
Los trabajadores confían en llegar a un acuerdo en las próximas semanas / JAVIER MARTÍN

Han registrado un escrito en el Ayuntamiento en el que reclaman diálogo para evitar tener que ir al paro indefinido convocado para el próximo 8 de abril

Rebeca Alcántara
REBECA ALCÁNTARAMotril

Los convocantes de la huelga de limpieza de Motril han registrado un escrito en el Ayuntamiento motrileño reclamando diálogo para evitar ir al paro fijado para el próximo lunes 8 de abril. Una huelga indefinida que se iniciaría sólo seis días antes de que comience la Semana Santa. Así lo aseguró ayer Juan Francisco Martín de CCOO, que reiteró que están abiertos a la negociación y lamentó que hasta el momento nadie se haya puesto en contacto con ellos.

Martín indicó que en esta semana está previsto que les comuniquen cuáles son los servicios mínimos que tienen que cubrir y antes de llegar a la huelga se celebrará la reunión del sercla para tratar de alcanzar un entendimiento entre las partes. No obstante, el sindicalista afirmó que su intención es poder mantener un encuentro antes con los responsables municipales. Recalcó que no quieren perjudicar a la ciudadanía y que lo único que reclaman es que el consistorio motrileño cumpla con sus promesas.

El viernes los representantes sindicales de los trabajadores de la limpieza de Motril anunciaban la convocatoria de una huelga indefinida a partir del próximo 8 de abril. Tras una asamblea en la que participaron las centrales sindicales CCOO y CSI-F, CGT, SAT, UGT y TAL y TAL , todos, excepto los ugetistas, acordaron convocar el paro. Desde CCOO aseguraron entonces que están cansados de los incumplimientos de los que acusan al Ayuntamiento y dijeron que habían pedido en al menos dos ocasiones una reunión con la alcaldesa motrileña, Flor Almón, y ella se ha negado a sentarse con ellos a hablar.

Entre los incumplimientos de los que acusan al Ayuntamiento está la no aplicación en las nóminas de este año de la subida salarial que se contemplaba en la tabla aprobada en 2014. Ni en enero ni en febrero han cobrado más, algo que los representantes sindicales no entienden, porque el año pasado sí se hizo. El consistorio, explican, tiene que ir aplicando un incremento progresivo hasta 2020, tal y como se acordó en su día.

También critican que haya empleados que están trabajando seis días a la semana, cuando lo acordado es que fueran cinco. Y se preguntan qué ha pasado con la reducción del servicio de los domingos que nunca ha llegado a aplicarse. Asimismo no entienden que no tengan las mismas compensaciones que el resto de trabajadores municipales o que lleven cerca de un año sin recibir ropa nueva para desempeñar sus funciones. Todos estos factores son los que han llevado al hartazgo de la plantilla.

Las secciones sindicales convocantes, en nombre de los trabajadores, insistían ayer en hacer un llamamiento a la «responsabilidad» del equipo de Gobierno, y confiaban en que se inicie un proceso de diálogo lo antes posible que finalice con un acuerdo satisfactorio para las partes.

Los representantes de los trabajadores recuerdan que en noviembre de 2017, el actual equipo de gobierno, disolvió la empresa municipal de limpieza de LIMDECO SA. Entonces se desconvocó la huelga en el servicio que se había anunciado en base a un acuerdo mediante el que la plantilla de la empresa municipal pasara a integrarse en el Ayuntamiento.

Aseguran que hasta hace varios meses este proceso de integración fluía con normalidad pero critican que de repente haya dado un «giro inesperado».