Salvamento marítimo evita que diez bebés se ahoguen al empezar a zozobrar las pateras en las que viajaban

Varias pasajeras de las pateras con sus hijos, tras desembarcar en Motril./M. NAVARRETE
Varias pasajeras de las pateras con sus hijos, tras desembarcar en Motril. / M. NAVARRETE

En las embarcaciones rescatadas viajaban un total de 116 personas, entre ellas, una mujer embarazada con contracciones, que fueron trasladadas al Puerto de Motril

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

Diez bebés estuvieron a punto de perecer ahogados ayer en el Mar de Alborán. La providencial intervención de la embarcación de Salvamento Marítimo Salvamar Almitak, con base en Málaga, evitó la tragedia. El barco alcanzó a las pateras en las que viajaban los lactantes y sus madres justo cuando empezaban a zozobrar, según explicó el propio patrón del buque, Alejandro Rodríguez Moncada, al arribar al Puerto de Motril pasadas las nueve de la noche de este pasado sábado.

Las pateras estaban inundándose y, además, ya no tenía combustible. La travesía se había acabado para las 116 personas que iban a bordo y su única esperanza es que los equipos de rescate llegasen antes de que naufragasen. Por fortuna, eso fue lo que ocurrió y todos llegaron a la dársena motrileña sanos y salvos. Una vez en tierra, los niños y los adultos fueron atendidos por los miembros de Cruz Roja que siempre aguardan a las pateras en el puerto granadino.

Encinta

Además de los bebés y sus madres, en una de las pateras también viajaba un mujer que estaba embarazada y había empezado a sufrir contracciones. En este sentido, los responsables de la Salvamar Almitak decidieron desembarcar en Motril en lugar de regresar a su base en Málaga, ya que tendrían que haber empleado más tiempo y la paciente en cuestión parecía estar a punto de dar a luz. Incluso barajaron la posibilidad de solicitar el auxilio de un helicóptero para que la mujer encinta recibiera atención cuanto antes. Finalmente, no fue necesario.

Nada más arribar al puerto, la embarazada fue trasladada al Hospital Santa Ana de Motril para permanecer bajo observación médica.

Las alarmas saltaron a las dos de la tarde de ayer sábado, cuando una llamada avisó de que había dos pateras en apuros en el Mar de Alborán. De inmediato, la nave de Salvamento Marítimo se hizo a la mar y llegó a tiempo para impedir una tragedia.