Salobreña estrena las calles de La Guardia, donde se empezará a levantar un hotel este año

La alcaldesa de Salobreña inauguró ayer la nueva zona de la playa de La Guardia. /Javier Martín
La alcaldesa de Salobreña inauguró ayer la nueva zona de la playa de La Guardia. / Javier Martín

La playa se ha transformado en un parque litoral y se ha creado espacio para un establecimiento hotelero que quiere abrir en 2019

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

La playa de La Guardia de Salobreña ha dejado de ser el último reducto virgen de la Costa Tropical para convertirse en el espacio urbanizado al que llegará un hotel en breve. Todo está pensado y medido para que el impacto sea mínimo y para que, vecinos y turistas disfruten de este enclave paradisiaco pegado a la zona del Peñón.

Con las obras terminadas, ayer, –con una inauguración mediante– se abrió por fin la zona y los vecinos de Salobreña pudieron apreciar la transformación de la playa de La Guardia en la que todo gira alrededor del primer gran establecimiento hotelero que se construirá.

La alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, se mostró ayer contenta y satisfecha de ver cómo ha quedado la urbanización de La Guardia. Además, hay buenas noticias, el hotel sigue adelante y comenzará sus obras en breve. Tan seguro es y tan interesadas están las cadenas hoteleras en empezar a construir que han pagado la construcción de las calles de la zona en la que se ha hecho una inversión millonaria.

«Los hoteleros que harán el establecimiento están terminando el proyecto. Le quedan días. Después deberá pasar por Patrimonio al afectar a una zona BIC –está junto al Castillo de Salobreña– y esperamos que las obras puedan comenzar este año», apuntó la alcaldesa que adelantó que los propietarios del hotel quieren abrir en el verano de 2019 para el que ya están vendiendo 'camas'.

Este hotel será un complejo grande de 450 habitaciones que contendrá todos los servicios y que se podrá completar con otra fase para añadir otro módulo con más capacidad. Todo se andará. Lo que sí es seguro es que las obras comenzarán en cuanto esté el proyecto aprobado porque la alcaldesa piensa «darles la licencia de obras en cuanto se pueda para poder comenzar en breve», anotó María Eugenia Rufino, que ha querido ser prudente y anunciar con contundencia la llegada del hotel cuando es una realidad por todos los frentes.

Zona protegida

El proyecto hotelero, que por estar ubicado dentro del ámbito de protección del BIC del Castillo de Salobreña debe ser especialmente cuidadoso con su incidencia paisajística e impacto en el entorno, «requiere de medidas tendentes a minimizar dicho impacto, al igual que ya se ha hecho con la urbanización», apuntó la alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, que inauguró ayer la nueva imagen de la playa de La Guardia.

Según indicó la regidora salobreñera se cuidará la altura del hotel (tres plantas máximo), las ocupaciones, los elementos de cubiertas y las instalaciones que puedan quedar a la vista como las fachadas o los espacios libres.

Lo más revolucionario de la urbanización de La Guardia, que queda ya por completo abierta al público tras las obras, es el llamado 'parque litoral'. Con la obra, se le ha ganado espacio a la playa que estaba limitada por las chozas y cañaveras y se ha creado una gran zona de arena, separada del mar y la orilla por una gran pasarela que facilita la accesibilidad. «Con una anchura de 100 metros, y más de 45.000 m2 de superficie, que ha supuesto una sustancial transformación del espacio de playa, esto permite una ampliación del espacio directamente en contacto con la orilla del mar, que antes se encontraba limitado por los cerramientos de la fincas colindantes», describió la alcaldesa de Salobreña.

Para llegar a la playa hay dos nuevos caminos. Uno de ellos es exclusivamente peatonal y cuenta con una serie de espacios apergolados con zona de sombra y suelo vegetal a lo largo de su trazado.

El otro vial es un amplio carril bici que se ha dimensionado para que también pueda servir, con carácter restringido, como calzada para los vehículos de vigilancia, salvamento, y servicios de limpieza. El tráfico rodado general está suprimido en este nuevo parque litoral, «superando los obsoletos modelos de paseos marítimos destinados primordialmente a colectores de congestionados tráficos rodados motorizados y excluyentes espacios de aparcamientos», señaló la alcaldesa que recordó que hay mucho espacio para estacionar y que se puede llegar a la playa a pie dando un paseo.

En este parque litoral habrá zonas de sombrillas y tumbonas, de juegos y deportivas, de actividades náuticas, así como la implantación de los servicios complementarios de hostelería que cubran la demanda de la zona.

La urbanización de la zona también ha creado el Nuevo Camino del Gambullón, situado en el borde Norte del sector, y que enlaza la actual Avenida del Mediterráneo con los núcleos urbanos de La Guardia y La Caleta, formada por doble carril en cada sentido, con mediana central, aparcamientos y acerado peatonal.

Respecto del antiguo Camino del Gambullón, ahora ha quedado únicamente para el uso peatonal y de bicicletas, con un nuevo reasfaltado. El viario para tráfico rodado se completa con las penetraciones hacia la playa. La situada más al oeste, colindante con las urbanizaciones existentes y que desemboca frente al Peñón, que va a permitir dar continuidad y salida al Paseo Marítimo, ampliando también la disponibilidad de plazas de aparcamiento en ese nuevo viario.

Fotos

Vídeos