Salobreña tendrá un espigón para proteger su playa el año que viene

Daños por los temporales en la playa de Salobreña, en una imagen de archivo. :: /Javier martín
Daños por los temporales en la playa de Salobreña, en una imagen de archivo. :: / Javier martín

El Ministerio sacará a principios del próximo año a licitación el proyecto, que supera el millón de euros y tiene un plazo de ejecución de seis meses

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

«Creo que lo hemos conseguido por pesada porque estoy allí todas las semanas». La alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, bromea con lo cansina que se está haciendo en el Ministerio de Transición Ecológica... pero las visitas están dando su fruto. De la última a Madrid se ha traído la confirmación de que Salobreña ya tiene redactado el proyecto del espigón, en la desembocadura del río Guadalfeo, que protegerá su playa.

El proyecto tiene que pasar ahora los trámites de calificación ambiental, pero según los plazos que le han dado en el Ministerio a la alcaldesa, en unos tres meses se podría proceder a la licitación de las obras. Esto es, si todo marcha según lo previsto, para principios del próximo año 2019 se sacaría a concurso la construcción del espigón, con un presupuesto inicial de 1.640.000, que con toda probabilidad se adjudicará a la baja, en función de las ofertas de las empresas.

La alcaldesa está muy satisfecha porque en el Ministerio le han garantizado que hay presupuesto y además la obra tiene un plazo de ejecución relativamente corto –seis meses– por lo que el próximo año, si nada se tuerce, el nuevo espigón será ya una realidad. Se trata, según explica Rufino, de un nuevo modelo más sostenible que se colocará no a continuación de la desembocadura del Río Guadalfeo sino en un lado –en el margen de Salobreña– para permitir la sedimentación. «Es una obra absolutamente necesaria, que viene a completar los trabajos ya realizados en el paseo marítimo, evitando el impacto de los temporales y los daños que estos vienen ocasionando año tras año», valora contenta la alcaldesa.

Caballo de batalla

Rufino aprovechó la visita para abordar con Costas otro tema que quiere convertir en su caballo de batalla de la recta final de mandato, la construcción del tramo pendiente del paseo marítimo, para que la obra sea una realidad a principios del próximo. Y es que los objetivos políticos de la alcaldesa, según confirma a IDEAL están puestos en Salobreña, por lo que está determinada a repetir como cabeza de lista del PSOE a la Alcaldía de Salobreña. «Si tengo el apoyo de mi municipio, el proyecto de finalización va a ser prioritario», aseguró.

Según Rufino, tiene el compromiso de Costas de agilizar al máximo la redacción del proyecto de mejora del tramo central del paseo marítimo, que culminaría la reforma ya realizada en los dos extremos: desde el río hasta Salomar 2000 y en la futura zona hotelera entre el Peñón y La guardia. «Vamos a incrementar el nivel de presión al Gobierno, que se redacte y se contemple en los presupuestos», subrayó.