Salobreña descarta que la mancha de la playa venga de un vertido del municipio

Un barco ha limpiado la mancha en los días de más suciedad./IDEAL
Un barco ha limpiado la mancha en los días de más suciedad. / IDEAL

Los informes de la Junta muestran que los niveles de contaminación fecal estaban por debajo de lo permitido en las muestras de la semana pasada

Rebeca Alcántara
REBECA ALCÁNTARAMotril

La alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, afirmó ayer que el Seprona tiene que llegar hasta el final con la investigación sobre la mancha que aparece en las playas del municipio. Consideró que una vez que han hecho los primeros análisis, en los que se ha visto que hay restos fecales, es necesario evitar especulaciones y llegar hasta el final para evitar que el año que viene vuelva a repetirse el mismo problema. Dejó claro que el Ayuntamiento ha hecho todo lo que está en su mano, pero que ahora son otros organismos los que tienen que actuar. Dijo, además, que los informes técnicos de la Mancomunidad y el servicio de Aguas descartan que el origen del vertido esté en la red de saneamiento del municipio.

La alcaldesa recordó que hay municipios cercanos, como Nerja, en los que no existe una red de depuración de aguas urbanas.

Eso sí, Rufino tranquilizó a los bañistas y visitantes y dijo que en los últimos análisis de la Consejería de Salud de la Junta, en los que se miden los indicadores de contaminación fecal y que corresponde a la semana pasada, los valores estaban «muy por debajo» de lo permitido.

La primera edil reclamó además al Seprona que facilite de manera oficial los datos de los análisis así como las medidas que tomará para encontrar dónde se realiza el vertido y sus consecuencias porque «se lo merece el Ayuntamiento y todos los ciudadanos». «No lo han hecho de oficio, ha sido una petición nuestra por lo que ahora deben llegar hasta el final para que no se siga especulando con el tema», sentenció.

«Desde el Ayuntamiento hemos encabezado una preocupación de vecinos, visitantes y no sólo del equipo de gobierno sino de toda la corporación y por ello hemos contado públicamente todas las gestiones realizadas para encontrar el origen de estos vertidos», aseveró la alcaldesa, que dijo que es la primera interesada en que se resuelva el asunto. Rufino reconoció que esta situación no es positiva para la imagen de un municipio turística y señaló que aunque es cierto que esta suciedad existe, también lo es que durante la mayor parte del día las aguas de las playas de Salobreña «están cristalinas».

«Da la sensación de que la gente que venga a bañarse a Salobreña va a zambullirse en una especie de lodazal y eso no es así. Tenemos 4 kilómetros de aguas cristalinas y limpias», apostilló.

Al mismo tiempo, la regidora recalcó que este problema no es exclusivo de su municipio, aunque sí sea cierto que la suciedad esté apareciendo con más frecuencia en algunos puntos de Salobreña. Recordó, también, que en los análisis que se realizaron el año pasado de esta espuma se concluyó que en su mayor parte estaba compuesta por microalgas.

La alcaldesa aprovechó para adelantar que el mismo lunes, en cuanto se supo que había restos fecales en la mancha, se puso en contacto con los responsables de las diferentes administraciones, entre ellos con el delegado del Gobierno en Granada de la Junta en Granada, Pablo García, a quien solicitó que la delegación de Salud repita las pruebas en el agua del mar para corroborar su calidad. Recordó que los últimos informes indican que no hay ningún problema para el baño.

La alcaldesa reiteró que el Ayuntamiento ha trabajado desde el principio para resolver el problema «con todas las herramientas al alcance de una administración municipal» y con «total transparencia en todos los pasos dados».

Hay que recordar que la mancha empezó a aparecer de forma más importante a principios de agosto, cuando en algunos momentos llegó a superar el kilómetro de longitud. A partir de ese momento, el Ayuntamiento primero pidió a Almuñécar el barco de limpieza que ellos usaban para eliminar la capa de suciedad y más tarde pidió al Seprona que tomara muestras para analizar la composición. El lunes, la Guardia Civil indicó que los resultados de las pruebas del laboratorio indicaban que había restos fecales y que ahora habría que investigar la procedencia. Desde el consistorio exigen a los responsables del Instituto Armado que realicen las pesquisas que sean necesarias para aclarar una cuestión que perjudica mucho a todos los sectores del municipio, así como a los vecinos.