Reclaman al chiringuito que se vende en 'Wallapop' que salde la deuda con 30 trabajadores

El chiringuito Oleaje, en Playa Granada, cerró sus puertas el pasado mes de octubre. /JAVIER MARTÍN
El chiringuito Oleaje, en Playa Granada, cerró sus puertas el pasado mes de octubre. / JAVIER MARTÍN

Les piden las nóminas de los meses del verano pasado y algunos empleados de Oleaje tienen ya fecha de juicio para julio

Laura Ubago
LAURA UBAGOMotril

Alba Hurtado estuvo trabajando todo el verano pasado en el chiringuito Oleaje, en Playa Granada, y no le pagaron ni agosto ni septiembre. En octubre, cerró el chiringuito y ahora se le remueven los recuerdos cuando lee cómo los propietarios intentan saldar la deuda con el Ayuntamiento y vender el establecimiento a través de una inmobiliaria y de 'wallapop'. «Me da rabia que digan que tiene una deuda con el Ayuntamiento, porque la tiene, pero también con los trabajadores y los proveedores y se olvidan de nosotros», dice esta joven. En total, son 30 empleados los que se quedaron sin cobrar algunos meses de verano. Algunos, una docena de ellos, han denunciado de manera conjunta y tienen el juicio el día 2 de julio.

«La que nos debe dinero es la empresa que tiene la concesión del Ayuntamiento. Estuvimos trabajando hasta octubre que cerró y veíamos cómo entraba mucho dinero y cómo hacían buena caja y no nos pagaban a nosotros», expresa Alba Hurtado que denuncia «condiciones pésimas» durante los meses de verano que estuvieron trabajando: jornadas maratonianas «sin ni siquiera poder comer».

Por eso, ahora que ven movimiento, que el chiringuito quiere liquidar su deuda de 150.000 euros con el Ayuntamiento, les piden que les paguen a ellos, a trabajadores y proveedores.

También lo ha pedido el grupo municipal de Izquierda Unida, que dice que ante las intenciones de la empresa propietaria del chiringuito Oleaje de poner a la venta sus instalaciones, exigen a Flor Almón que no realice la menor concesión a esta sociedad, con objeto de exigirle que asuman responsabilidades. «Antes que nada, es imprescindible que la empresa resuelva las deudas que mantiene con sus trabajadores y proveedores», piden desde Izquierda Unida.

Además de la deuda que mantiene con el Ayuntamiento de Motril de más de 150.000 euros, la empresa mantiene una deuda por impago de sus salarios con los cerca de 30 empleados de su plantilla, así como con las empresas proveedoras a las que también dejó de abonar sus facturas, apuntan desde Izquierda Unida.

El pleno del Ayuntamiento acordó por unanimidad en marzo revocar la concesión que realizó el gobierno del PP en el año 2011 a la vista de que la empresa no ha hecho efectivo el pago del alquiler de la parcela (1.300 euros mensuales) ni de los distintos impuestos municipales, «ni tampoco las sanciones que se le han impuesto. Por este motivo ha acumulado con la ciudad de Motril esa cuantiosa deuda», indica Inma Omiste, candidata de IU a la alcaldía.

«A pesar de esta situación, ni el gobierno local del PP en su momento ni el gobierno del PSOE, a lo largo de estos últimos cuatro años, tomaron ninguna medida para remediarla», critica la concejala.

Inma Omiste, candidata de IU-Equo a la alcaldía de Motril, ha reprochado a Flor Almón que mantenga reuniones con la dirección de la empresa mientras que ésta sigue sin pagar su deuda con los trabajadores y proveedores. En este sentido le ha reclamado que, antes que nada, exija a la empresa que salde sus deudas y «no entre en sus juegos especulativos». «No sólo, debe dinero a la ciudad de Motril, sino también a trabajadores y empresas motrileñas».

La candidata de IU-Equo señala que el chiringuito Oleaje «se ha beneficiado de la cesión de una parcela municipal, de todos los motrileños, con la coartada de crear riqueza, mejorar la oferta turística de la ciudad y dar empleo a los motrileño. No ha cumplido ninguno de esos objetivos, al contrario, ha ocasionado un importante perjuicio a Motril».

La coalición IU-Equo defiende en el programa de gobierno con el que se presenta a las próximas elecciones municipales del 26 de mayo un modelo de desarrollo turístico sostenible, en el que el sector y la oferta turística jueguen un papel fundamental en la economía de la ciudad de Motril.

Para ello, propone IU reforzar el Área de Turismo municipal con objeto de desarrollar un nuevo modelo de desarrollo turístico, alejado del actual modelo especulativo solo orientado al negocio privado y al enriquecimiento de unos pocos.