El puerto permite a Armas 'realquilar' la terminal a cambio de un barco rápido

El barco Volcán de Tauce es el que opera ahora la línea. / JAVIER MARTÍN
El barco Volcán de Tauce es el que opera ahora la línea. / JAVIER MARTÍN

La Autoridad Portuaria ha conseguido, mediante una negociación con la naviera, que el ferry de Melilla vuelva a ser grande y veloz

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

El Puerto de Motril está llevando a cabo los pasos necesarios para que el ferry de Melilla vuelva a ser igual de grande, cómodo y rápido que era antes de que se cambiase este servicio de naviera.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, Francisco Álvarez de la Chica, ha utilizado sus armas en este giro de timón de la línea melillense y ha resuelto -con fecha 9 de agosto- autorizar que la naviera Armas ceda el uso parcial de la terminal de pasajeros que tiene concesionada en el muelle de Levante a la compañía FRS, a cambio de mejorar, en el plazo máximo de cinco meses, las condiciones de comodidad, velocidad y capacidad del barco que realiza la travesía marítima entre Motril y Melilla.

Es decir, el Puerto deja a Armas 'realquilar' parte de la terminal marítima de pasajeros a FRS, ya que la Autoridad Portuaria es la dueña, a cambio de que la naviera canaria mejore el barco para que el servicio no se vea afectado. La contraprestación para dar ese permiso es la exigencia de un barco mejor y más rápido.

La Abogacía General del Estado en Granada ya advertía que la cesión a terceros de la concesión debe ser autorizada por la Autoridad Portuaria. Ese ha sido precisamente el fundamento legal que ha utilizado el Puerto de Motril para revertir la situación de desventaja generada y garantizar la competitividad de la línea marítima con Melilla. La autorización de cesión parcial de la Terminal de Pasajeros y Mercancías a favor de FRS, que requerirá la aprobación definitiva del Consejo de Administración del próximo mes de septiembre, se otorgará por un plazo de tres años prorrogables uno más.

La resolución advierte que la autorización quedará sin efecto si en el plazo de cinco meses, a contar desde julio pasado, no está en servicio el buque comprometido por naviera Armas y si las prestaciones del mismo no se corresponden con lo autorizado por la Autoridad Portuaria y avalado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El barco nuevo debería estar funcionando en diciembre.

Armas pudo culminar la compra de Transmediterránea tras comprometerse ante la CNMC a ceder, entre otras, la línea marítima con Melilla a FRS, con quien suscribió un contrato para que operase con el buque Volcán de Tauce. «Un barco de características y servicios inferiores al Volcán de Tinamar», denunció el Puerto de Motril en su momento.

Por eso ahora, la Autoridad Portuaria ha peleado hasta conseguir un barco igual que el que operaba antes, para intentar resucitar la línea, que ha caído en picado desde que el buque es pequeño y más lento que el anterior. Por lo pronto, el verano y la 'Operación Paso del Estrecho 2018' ya no va a haber quien la remonte en el puerto granadino.

Fotos

Vídeos