historias de inmigrantes

«Cualquier día, ellos podemos ser nosotros»

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

Miguel Ángel Muñoz y Gregorio Morales son concejales de Motril y ellos mismo reconocen que son una parte pequeña de este engranaje. Aunque, a veces, han sido vitales. Con los inmigrantes a punto de dormir en la calle, estos responsables municipales han abierto espacios del Ayuntamiento para acoger esas personas en esas horas de desconcierto en las que tienes mucho futuro por delante, pero nada entre las manos.

Gregorio lleva Servicios Sociales y ha abierto la nave de los Arcos para que durmiesen inmigrantes. Miguel Ángel lleva Deportes y ha montado 'casi' un albergue en el pabellón. Ambos recuerdan que han sido respuestas solidarias ante la falta de recursos. Esas personas estaban en Motril y la ciudad tenía que responder. Un portazo en las narices no tenía cabida, y menos ante estos dos concejales que son especialmente sensibles ante los desfavorecidos. «Nunca se sabe. Cualquier día, podemos ser nosotros», cuenta Miguel Ángel, de palabra fácil y de risa más fácil aún. Le llaman 'Miguelón' y se lo llevan los demonios si habla de ese ministro italiano que ha cerrado las puertas de su país. «No es un efecto llamada, es que hay alguien que no les deja entrar», dice escandalizado este hombre que no cree en las fronteras ni en las vallas que pinchan. «Bastantes trabas tienen ellos para que nosotros les pongamos más», expresa Miguel Ángel, que hace poco quiso ver el desembarco de una patera en persona, para tratarlos de cerca. «¿Cómo puede alguien que haya mirado a los ojos a esa gente pensar que vienen a invadirnos?». Miguelón y su carácter abierto nunca se cruzan de brazos. Por eso, abre el pabellón las veces que haga falta, sin perder de vista que pronto lo tendrán que utilizar los motrileños para menesteres más mundanos. Este edil de Deportes cree en la humanidad, una disciplina que no está de moda.

Temas

Motril, Inmigración Irregular
 

Fotos

Vídeos