Playa Granada se resiente por la falta de arena

Playa Granada se resiente por la falta de arena
Javier Martín

Las máquinas continúan con la nivelación del relieve para alisar cuestas y surcos en los que se cuela el agua formando pequeñas piscinas

PILAR GARCÍA-TREVIJANOMotril

A la playa 'menguante' de Motril le va a costar recuperarse de la pérdida de arena. Las excavadoras y niveladoras del Ayuntamiento madrugan cada mañana y ponen a rugir los motores al sol para tratar de igualar los socavones que dejó el viento y el oleaje de poniente. El escaparate turístico de la ciudad recupera la forma y atenúa el pronunciado escalón natural. La imagen lisa de la orilla costará más recobrarla. La máquina derribó el escalón en 48 horas, pero negocios y bañistas esperan que las rampas que se han formado en algunos puntos al tratar de igualar el terreno desaparezca por completo. Los veraneantes dejan las toallas en cuesta y sortean el desnivel al clavar la sombrilla, mientras algunos chiringuitos aún no pueden levantar los parasoles.

El mar no se retira del todo en Playa Granada y el agua se introduce en los surcos formando pequeñas calas. Los empresarios cruzan los dedos y esperan ver resuelto el problema «lo antes posible». Entienden que el Ayuntamiento ha actuado con celeridad para alisar la arena de Playa Granada y «darán un tiempo prudencial» para solucionar del todo la cuestión. «El concejal José Lemos ha estado en contacto con nosotros y nos ha asegurado que las máquinas disminuirán el desnivel», declaró a este medio uno de los negocios afectados. «Tener diez sombrillas en temporada cuesta 600 euros en el caso de mi chiringuito. Las sombrillas las tengo tumbadas en la arena para que las máquinas puedan arreglar los huecos», lamentó.

Abiertas al mar

El consistorio dispone de excavadoras y niveladoras para remover y repartir la tierra. Pero tras el bocado del poniente, cada ola el mar parece llevarse un trocito de costa. Las máquinas están logrando atenuar el escalón, pero el terreno sigue empinado. «Veraneo en esta zona desde hace cuarenta años y siempre pasa lo mismo. Las playas de Motril están muy abiertas al mar y por más arena que pongan el agua se va a llevar la costa. Se puede ver perfectamente hasta donde llega el agua y con otro temporal el Ayuntamiento tendrá que volver a empezar. La única solución para esto, que yo no lo considero un problema, es hacer los espigones», manifestó Celia Duarte. Por su parte, María mantuvo que «sigue viendo el escalón». «Llegamos hace 15 días. No sabía que habían pasado las máquinas. La arena no está compacta y al pisar te hundes, aunque está mejor que antes y no creo que sea tarea fácil igualarlo todo», destacó.

Sobre las inquietudes de turistas y empresarios Lemos manifestó que «estamos trabajando para dejarla perfecta, pero Playa Granada está bien. Faltan infraestructuras y el Ayuntamiento se está anticipando y lo resuelve rápido con los medios que tiene. Mientras llega esa gran infraestructura, nuestro litoral cuenta con todos los servicios». Por último, el presidente de la Asociación de Chiringuitos, Francisco Trujillo, valoró la celeridad de las obras por parte del Ayuntamiento. «El nuevo concejal de Playas ha reaccionado a la perfección». Trujillo mantiene que la única solución permanente es la construcción de un espigón y descarta que Costas trasvase arena en julio. «Rompería con toda la actividad en temporada. Si son aportes puntuales y sin que afecte a bañistas y negocios se podría plantear», dijo. Costas anunció este año que este año tenía previsto realizar aportes de arena y el Ayuntamiento exigió a la Subdelegación del Gobierno que aceleren los trámites para que puedan comenzar las obras del espigón cuyo proyecto tiene que estar redactado en seis meses.