La plantilla municipal de Motril se unirá a la huelga de la limpieza el Martes Santo

Los trabajadores municipales celebraron ayer una asamblea/JAVIER MARTÍN
Los trabajadores municipales celebraron ayer una asamblea / JAVIER MARTÍN

Los trabajadores celebraron una Asamblea en la que decidieron que se suman al paro, al menos el día 16, a la espera de ver la reacción del Ayuntamiento

Rebeca Alcántara
REBECA ALCÁNTARAMotril

La plantilla de los trabajadores municipales se sumará a la huelga convocada por los empleados de la limpieza. Ayer votaron en asamblea a favor de unirse al paro, al menos el próximo martes 16. A solo tres días de que empiece la Semana Santa, los empleados del Ayuntamiento se plantan y exigen al gobierno local que cumpla sus acuerdos. Si nada cambia  los servicios municipales se verán mermados coincidiendo con el inicio de las procesiones. Eso sí, mientras que el paro de la limpieza es indefinido, el resto de trabajadores públicos, por el momento, sólo dejarán sus funciones el Martes Santo.

La plantilla municipal ya advirtió la pasada semana de que si el consistorio no movía ficha se unirían a los trabajadores de la limpieza en sus paros. Afirman que no se ha cumplido con la subida salarial firmada el año pasado y temen que se lleve a pleno un acuerdo que poco tiene que ver con lo que inicialmente estaba previsto.

Fernando Alcalde, de CGT, indica que su petición es que los responsables municipales se sienten a hablar. La huelga, asegura, es el último extremo y preferirían no tener que llevarla a cabo. Sin embargo, asegura que no les ha quedado más remedio que sumarse al ver que la actitud del ejecutivo local no varía y que no parece que tengan intención de dar un paso atrás y cumplir con lo acorralado. 

Recuerda que hace unas semanas ya se levantaron de la mesa tras una reunión en la que el Ayuntamiento ofreció una propuesta que bajo el punto de vista de los trabajadores era inasumible. Unos días después el consistorio volvió a convocar otra mesa de negociación con los mismos puntos del día a la que los representantes sindicales ni siquiera acudieron. Se aprobó de forma unilateral la propuesta, que ahora tendrá que pasar por pleno.

Alcalde señala que temen que en la sesión plenaria del martes este sea uno de los puntos del día y que precisamente este es el motivo por el que han decidido dejar de trabajar ese mismo día.

Asegura que los partidos de la oposición le han mostrado su apoyo y que les han dicho que reclamarán que se cumpla con lo acordado. Señala que además de la equiparación salarial también se consensuó la necesidad de una valoración de puestos de trabajo, que ahora señala que tampoco parece que se vaya a llevar a cabo.

Son conscientes de los perjuicios que esta situación puede acarrear para los ciudadanos, pero insisten en que lo único que están haciendo es reivindicar unos derechos que les pertenecen y exigir que se cumpla aquello que habían firmado.

Unos setecientos trabajadores, incluyendo al servicio de limpieza, componen la plantilla de Motril.

Por su parte, los empleados de limpieza ya dijeron el martes que habían solicitado una reunión con los responsables del Ayuntamiento y que si no había acuerdo irían a la huelga indefinida a partir del Lunes Santo.

Desde el consistorio siguen sin hacer valoración pública de la situación. La teniente alcalde de Seguridad Ciudadana y responsable del área de Personal, María Ángeles Escámez, se limitó a decir ayer que «cuando haya huelga hablará de la huelga», al tiempo que aseguró que se ha reunido en numerosas ocasiones con los afectados, sin precisar si habrá un nuevo encuentro.