¿Qué se ha pescado en 2018 en Motril?: el 'milagro' de los panes y el bacalao

Uno de los compradores de la lonja de Motril analiza la calidad de un pulpo. /Javier Martín
Uno de los compradores de la lonja de Motril analiza la calidad de un pulpo. / Javier Martín

El pasado ha sido el año de la gamba o el pulpo y la quisquilla motrileña y la cigala se han capturado menos por su dificultad

Laura Ubago
LAURA UBAGOMotril

El mar es una caja de sorpresas. Que se lo digan a los pescadores de Motril que comienzan el año con el marcador a cero sin saber qué especies traerán cuando al caer la tarde aparecen con sus barcos en la dársena pesquera. La lonja les aguarda con los nervios de la subasta y comienzan a descargar lo que el mar ha querido brindarles.

No todos los años se pesca lo mismo. Hay momentos en el que el mar está lleno de gambas y otros, en los que escasean más. Por eso, comparar las cifras de algunas especies de un año para otro es curioso.

Según los datos que la lonja ha proporcionado a IDEAL, lo que más llama la atención durante 2018 es el 'milagro' de los panes y el bacalao. O como se ha pasado en 2017 a pescar 558 kilos de este pescado a 37.084 durante el año pasado. «La naturaleza es así y lo ha traído. Faltaba desde hace mucho tiempo y ha vuelto. Los caladeros se regeneran. Además de más de 30 barcos de arrastre en Motril hemos pasado a estar 12 así que... es la naturaleza la que obra su milagro», expresa Ignacio López Cabrera, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Motril.

Cuenta López Cabrera que éste ha sido el año de la gamba (de 35.879 a 59.953 kilos), del pulpo (de 51.472 a 73.149 kilos) y de la pescadilla (de 24.845 a 35.458 kilos).

Dos especies que han bajado son la quisquilla de Motril (de 41.290 a 31.397), porque hay menos barcos que se dedican a ella, y la cigala (de 8.412 a 6.328 kilos), porque es difícil de pescar, ya que se coge a grandes profundidades donde afectan mucho las mareas. Bogavantes se cogieron en 2017 82 kilos y este año 42.

 

Fotos

Vídeos