Motril inicia los trámites para recuperar un chiringuito de Playa Granada que debe 150.000 euros

El Ayuntamiento comenzará el expediente de revocación de la concesión del chiringuito Oleaje. /JAVIER MARTÍN
El Ayuntamiento comenzará el expediente de revocación de la concesión del chiringuito Oleaje. / JAVIER MARTÍN

El Ayuntamiento revocará la concesión de ese suelo en Playa Granada y quiere volver a sacar a concurso la explotación del local

Laura Ubago
LAURA UBAGOMotril

El chiringuito Oleaje de Playa Granada se construyó sobre una parcela municipal de 1.300 metros, que se adjudicó en 2011 a una empresa privada. El Ayuntamiento cedió los terrenos de la playa por 20 años a la promotora, que ganó un concurso, y que quedó en pagar al municipio un canon mensual de 1.300 euros. El establecimiento se abrió en 2013 y ahora... pasará otra vez a manos del Consistorio por «incumplimiento» de la concesión en los términos que se acordó.

Según apunta el teniente de alcalde de Economía, Francisco Sánchez-Cantalejo el chiringuito Oleaje acumula una deuda con el Ayuntamiento de 150.000 euros y, llegados a este punto, se comenzará el expediente de revocación de la concesión en el próximo pleno.

Sánchez-Cantalejo expone que, cuando se resuelva el expediente, revertirá la concesión y el suelo –y probablemente el chiringuito– pasarán a ser otra vez del Ayuntamiento. «La ley dice que se revierte la concesión y hay que dejar el espacio tal y cómo se entregó, pero no creo que a la empresa le compense tirar el chiringuito... sería un coste más. Lo que prefieren ahora es soltarlo porque la deuda con el Consistorio sigue creciendo», anota el edil que dice que cuando se apruebe en pleno, se publicará la revocación y habrá 15 días para presentar recursos y si continúa el proceso el Ayuntamiento tendrá «carta blanca» para disponer del chiringuito Oleaje, situado en Playa Granada, junto a la arena.

El concejal de Economía cuenta que la empresa ha ido pagando parte del canon cuando se le han ido haciendo requerimientos pero que la deuda se ha hecho ya grande –150.000 euros– y había que revocar la concesión por incumplimiento. El teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Escámez, señala que pese a que el expediente de revocación se ha iniciado por la deuda económica, el chiringuito «tenía problemas de ruido, se dedicaba a las copas cuando debía también servir comida y no abría todos los meses del año como estaba establecido».

«Ese dinero es de los motrileños y ha llegado un punto en que nos hemos cansado... y tenemos que recuperarlo. Si todo va según lo previsto se podrá volver a sacar a concurso el chiringuito en abril y que una nueva empresa empiece a explotarlo este verano», apunta Escámez.