Motril será «implacable» con el botellón de la playa y mandará a la Policía a sancionar

Botellón que se forma en verano en el paseo de la playa de Poniente. /M. Navarrete
Botellón que se forma en verano en el paseo de la playa de Poniente. / M. Navarrete

Los agentes evitarán que los jóvenes se reúnan para beber en el paseo marítimo con multas que van desde los 300 euros

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

«No se puede beber en la calle y la Policía será contundente en la playa y en cualquier punto donde pueda surgir el botellón». La que habla con esta claridad es Mari Ángeles Escámez, teniente de alcalde de Seguridad, y enemiga de que los jóvenes ingieran alcohol en la vía pública, en esas cantidades, y con finales tan tristes como el coma etílico. Así que serán «implacables» para erradicar esta práctica veraniega que abarrota el paseo Balduino –entre Poniente y Playa Granada– los fines de semana del verano. Este viernes comienza el plan de choque.

Hace un año, Motril prohibió de manera radical –mediante un bando– el botellón en la calle y eliminó su botellódromo de las piscinas. El Ayuntamiento cerró este espacio a cal y canto y estableció sanciones de desde los 300 a los 24.000 euros.

Ahora el gobierno motrileño le plantará cara al botellón de la playa, que no piensa consentir. Lo fácil, asume la responsable de Seguridad, sería mirar para otro lado pero no lo van a hacer. Motril combatirá con sanciones su botellón veraniego y se podrán muy serios con este tema a partir de este fin de semana.

La teniente de alcalde de Seguridad, Mari Ángeles Escámez apunta que se hará «un plan de choque» para acabar con el botellón de la playa. Se actuará en colaboración con la empresa de limpieza de la zona FCC y con el área de Parques y Jardines para que a los jóvenes les sea difícil 'acampar' en el paseo marítimo. «Tenemos quejas de los vecinos, de los campings, de algunos chiringuitos... y si hay alguien a quien sí le gusta que haya botellón no lo entiendo, así que haremos todo por eliminarlo», dice la concejala responsable de la Seguridad. Como la Policía Nacional escasea y Mari Ángeles Escámez ya lo sabe, tirará de Policía Local para acabar con el botellón playero. «La Policía Local sancionará. La multa son 300 euros. El pasado fin de semana ya han estado sancionando, así que será algo real», expresa la edil que cuenta que la técnica será llegar los primeros al paseo e intentar que no se forme el botellón. Una vez que se concentren cientos de jóvenes, ya sería imposible.

Además con la colaboración de la empresa FCC, se limpiará el paseo justo a la hora del botellón y Parques y Jardines activará los aspersores para que sea difícil ocupar ese espacio con las bolsas de bebidas.

«A algunos no les han gustado las multas y me están poniendo de mala, pero me da igual, vamos a ser implacables con el botellón de la playa o de cualquier sitio», señala Mari Ángeles Escámez. La concejala explica cómo el botellón trae problemas. «Los taxistas me cuentan que hay jóvenes que se suben en sus coches en condiciones lamentables», se queja la edil. «Los políticos estamos para algo y hay que acabar con el botellón y controlar también a las tiendas que venden a menores. Los jóvenes son nuestro futuro y no podemos consentir que hagan eso», señala Mari Ángeles Escámez.

La teniente alcalde dice que le preocupa la salud de los jóvenes y de los menores y que lleguen a beber tanto «que comprometa su voluntad y no puedan decidir sobre sus actos y eso, es muy peligroso». «Volveré a poner el bando en marcha, sancionaremos y haremos lo que sea por eliminar el botellón de la playa. No lo vamos a consentir porque es nuestra responsabilidad», anota con contundencia la edil que dice que ya hay sanciones de la Policía y que en cuanto acaben las fiestas, este fin de semana, llegarán muchos más. Irán multando a los jóvenes que vean bebiendo en el paseo para que se acabe esta práctica veraniega.

Fotos

Vídeos