Motril gasta su última 'bala' para salvar del desahucio 8 hoyos del campo de golf

Motril podría perder ocho hoyos de su campo de golf en pocos días. /JAVIER MARTÍN
Motril podría perder ocho hoyos de su campo de golf en pocos días. / JAVIER MARTÍN

El Ayuntamiento escribe una carta al Ministerio de Hacienda para pedirle que sea «flexible» en el alquiler de este espacio al actual propietario

Laura Ubago
LAURA UBAGOMOTRIL

Si el acuerdo no llega, Motril vivirá un hecho insólito: la pérdida de ocho hoyos de su campo de golf -completo tiene dieciocho- por desahucio. Si nadie lo frena, llegarán las vallas a estos terrenos de Playa Granada y se producirá el lanzamiento el próximo 26 de febrero. Y esta es la segunda y última oportunidad.

El ministerio de Hacienda se quedó con los terrenos de ocho hoyos del campo de golf Los Moriscos para saldar una deuda con un promotor. El propietario de los diez hoyos restantes ha estado explotando la instalación completa y el Gobierno quiere recuperar ahora lo que es suyo. Y está en manos de la justicia. Y esta vez, responsables de este organismo ya dijeron que no habría más prórrogas: o alguien compra o alquila ese solar, o se vallará. Hasta llegar a este punto se ha producido una larga negociación en la que siempre se ha intentado que el dueño de los diez hoyos se quede con los otros ocho, pero el acuerdo económico no llega.

De mediador está desde el principio, el Ayuntamiento de Motril que no quiere perder esta instalación vital para su desarrollo turístico. «No podemos quedarnos sin campo de golf, eso es impensable», expresa la alcaldesa motrileña, Flor Almón, que ha mantenido varias conversaciones con el responsable de decidir qué se hará con esos hoyos desahuciados. El sector turístico de la ciudad tampoco puede imaginarse a Playa Granada sin el campo de golf, un gancho para los turistas extranjeros, para salvar la temporada baja y para tener atractivo como destino.

El Ayuntamiento motrileño intentó en un primer momento que empresarios del sector turístico se uniesen para quedarse con esos ocho hoyos pero no se llegó a un acuerdo.

El desahucio llegó a tener fecha (26 de junio) y la subdelegación del Gobierno granadina consiguió in extremis paralizar el lanzamiento de los ocupantes de la finca registral número 12.190, o lo que es lo mismo el desahucio de los ocho hoyos del campo de golf de Playa Granada. La ejecución del embargo por orden judicial, era ya oficial, pero, unas gestiones de última hora lograron margen para encontrar una solución y que Motril no perdiera así su histórico campo de golf, uno de los más importantes de la provincia.

Al no recibir ninguna propuesta viable, el Ministerio de Hacienda reactivó el lanzamiento y advirtió que ya no habría más prórrogas. El ultimátum está fechado para dentro de ocho días. En una semana habrá que encontrar una solución si Motril no quiere ver vallada una parte de su campo de golf.

Según explica el teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Escámez, el Ayuntamiento de Motril pidió a Hacienda la cesión de los terrenos, una opción que le dieron desde un primer momento desde el ministerio para uso público. El Consistorio entiende que sí podría sacar esos terrenos a explotación el ministerio dice que no. «Tenemos un informe jurídico de nuestro técnicos que nos avala pero ellos tienen otros criterios», expone el concejal.

La alcaldesa Flor Almón cuenta que, como última solución, el Ayuntamiento ha mandado una carta para pedir que en la negociación con el actual propietario -el único interesado en quedarse con esos ocho hoyos- sean «flexibles» y lleguen a un acuerdo económico de alquiler teniendo en cuenta las circunstancias. «Tenemos que salvar el campo de golf como sea», dice la regidora motrileña. Desde el Ayuntamiento van a proponer que el propietario empieza pagando un precio más bajo y que se vaya subiendo cuando los ingresos del campo de golf vayan mejorando. «No podemos consentir que eso se pierda y el Ayuntamiento estará mediando hasta el final para conseguir que no se produzca el embargo de esa parte del campo y se llegue a un acuerdo», subraya Flor Almón que no puede ni imaginarse que su ciudad tenga amenazada una infraestructura que le hace ser atractiva para los turistas.