Motril hace cola para descubrir el Juan Carlos I

Más de 14.000 personas pasarán por el buque este fin de semana. /ALFREDO AGUILAR
Más de 14.000 personas pasarán por el buque este fin de semana. / ALFREDO AGUILAR

Ni el sol ni las horas de espera pudieron con las ganas de los ciudadanos de conocer el portaviones | Miles de personas subieron a bordo del mayor buque de la Armada

REBECA ALCÁNTARAMOTRIL

Susana llegó a Motril ayer a primera hora de la mañana junto a sus dos hijos y su marido desde Granada. Su objetivo era subir por primera vez a un buque de las Fuerzas Armadas, y lo hicieron en el más grande que hay en España, el Juan Carlos I. A pesar de la espera, mereció la pena. «A los niños les ha gustado mucho ver los helicópteros, los aviones, todo en general», aseguró a la salida de la visita. Como ella, cientos de personas pasaron a lo largo de la jornada de ayer por este barco, de 231 metros de eslora y capacidad para alojar a 1.500 personas, que atracó a primera hora en el puerto de Motril. Es la primera vez que el portaviones, que tenía previsto pasar por la ciudad en mayo, hace parada en la provincia. Y la visita no pudo lucir más. Día de la Hispanidad, casi 30 grados de temperatura, un sol de justicia y el 175 aniversario de la bandera española que, además, antes de ser nuestra insignia nacional era ya bandera de la Armada.

Magdalena también iba acompañada de sus dos hijos y su esposo. «Era el día de la Hispanidad y me parecía la ocasión perfecta para hacer esta visita», afirmó. La enormidad del buque fue lo más impresionó a esta familia, que disfrutó de conocer los secretos de este barco que lleva ocho años realizando servicio para las Fuerzas Armadas. El único punto negativo, como le ocurrió a otras muchas personas, la larga espera para poder acceder. Casi tres horas tuvieron que estar en cola para poder subir a bordo del barco. Eso sí, una vez dentro, todo fue rodado. A ello ayudaron los militares que estaban en el interior y que no dejaron de atender a las peticiones de los visitantes, especialmente de los más pequeños que querían tocarlo todo, subirse en todos los vehículos y saber lo que se siente al forma parte del Ejército.

El buque lleva a bordo a una dotación de cerca de 400 personas. Aunque es un portaviones joven, lleva de servicio menos de una década, ya ha estado en misiones apoyando a los contingentes que están desarrollando labores de mantenimiento de paz en Irak y también ha pasado en Egipto y la India. El comandante del Grupo de Acción Naval, Ricardo Hernández, aseguró que el buque es «un orgullo de la industria de Defensa española», porque ha sido construido en nuestro país y está equipado en un 90% de forma nacional.

El barco de la Armada combina las características de un buque anfibio con las de un portaeronaves. En su interior pueden ir hasta un centenar de vehículos, seis o siete aviones y una cifra idéntica de helicópteros y cuenta con una torre de control como la de cualquier aeropuerto, así como de un hospital que incluso tiene dos quirófanos.

Se trata, además, de un diseño que ha tenido un gran éxito, no sólo por como ha funcionado en las misiones sino también porque por el momento ya ha sido exportado a Australia y Turquía, y es posible que llegue a otros países. El comandante del Grupo de Acción Naval destacó ayer que se trata de un mercado en el que se compite con los países con mayor potencial naval del mundo y que es limitado porque hay muy pocas naciones que puedan adquirir un buque de estas características. De hecho, actualmente sólo Estados Unidos, Francia, Italia y Reino Unido cuentan un barco de este tipo.

Cuando el Juan Carlos I no está realizando alguna misión, está en la base de Rota, donde se hacan labores constantes de mantenimiento. Es importante que la tripulación esté coordinada, una labor que no resulta sencilla, y también es necesario que todos conozcan al milímetro un buque que es como una pequeña ciudad.

Para no olvidar una fecha tan importante para Motril, el presidente de la Autoridad Portuaria, Francisco Álvarez de la Chica, descubrió una placa que conmemora la llegada de la embarcación. Eso sí, aunque la acogida de ayer fue espectacular, la cita más importante es hoy, cuando el Juan Carlos I acogerá una jura de bandera civil para la que hay inscritas 505 personas. Aunque el cupo inicial era de 400 se decidió ampliar ante la enorme demanda. La propia alcaldesa de Motril, Flor Almón, será una de las que jure ante la insignia nacional.

Información relacionada

Fotos

Vídeos