Magia y 'efectos especiales' en la noche de San Juan

La fiesta en la playa de Salobreña./JAVIER MARTÍN
La fiesta en la playa de Salobreña. / JAVIER MARTÍN

La Costa disfrutó de una madrugada en la que el fuego y el mar fueron los protagonistas y en los que casi todos aprovecharon para pedir algún deseo

Rebeca Alcántara
REBECA ALCÁNTARAMotril

La magia de la noche de San Juan volvió a ser ayer la protagonista en la Costa. Cientos de personas eligieron alguna de las playas del litoral granadino para vivir una de las jornadas más especiales del verano, en la que nadie quiere perder la oportunidad de probar suerte y pedir algún deseo por si se cumple.

Las hogueras, junto al mar, fueron los protagonistas indiscutibles de una noche corta y al mismo tiempo muy larga. La coincidencia con fin de semana y el hecho de que el lunes sea festivo en Motril hizo que la afluencia de público fuera grande.

San Juan en Granada

Poco antes de las doce de la noche ardía la hoguera municipal, con la presencia de la alcaldesa, Luisa García Chamorro, que no quiso perderse un evento que cada año cuenta con la presencia de cientos de motrileños y visitantes.

Antes de que llegara el fuego, ya se había iniciado la fiesta. A partir de las 22.00 horas, en la playa del Cable comenzaron las actividades organizadas por el Ayuntamiento. Hubo fiesta de la espuma, animación y globoflexia. Una hora más tarde, a las once de la noche llegó el momento de la música con una o de las novedades de este año, una batucada que recorrió todo el paseo marítimo Rey Balduino hasta la hoguera, dándole ritmo y alegría a la velada. A las 00.00 horas llegaba el momento más esperado por todos los que se congregaban en la playa desde última hora de la tarde, el tradicional encendido de la hoguera, acompañado de un pequeño espectáculo pirotécnico que puso luz y color a una noche especial.

En Almuñécar y Salobreña también se organizaron las tradicionales hogueras. En el caso del municipio salobreñero, además, el fin de semana ha estado repleto de actividades y música para completar la celebración.

Pero además, desde los municipios se esforzaron también para que la fiesta transcurriera con tranquilidad. Para ello se diseñaron dispositivos especiales de seguridad.

En el caso de Motril se incluyeron agentes policiales, bomberos, socorristas, voluntarios de Protección civil, además de vehículos de distinta clase, entre lo que había furgones de la Policía Nacional, vehículos patrulla y del voluntariado  de Protección Civil, que también estuvieron en las playas de Carchuna y Calahonda.

En Almuñécar, además de la seguridad, también se preparaban ya ayer para la recogida de basura. Se colocaron ocho grandes contenedores, dos playa Velilla, dos en playa Puerta del Mar, dos enSan Cristóbal y otros dos en La Herradura. Para estas mismas playas y todas las demás se reforzarán los cubos de basura existentes con 30 más de 800 litros, colocados estratégicamente en las salidas de las pasarelas, para que los usuarios puedan ir depositando sus bolsas de basura.

Además, dos máquinas tractores eliminaron los restos de fogatas y barbacoas y también hubo un camión con dispositivo de retirada de container y 25 operarios trabajando durante la noche, a los que se le unen hoy otros 18 que completan este dispositivo.

El concejal de Playas, Daniel Barbero, pidió además «colaboración y civismo», a la vez que recordó que el mobiliario urbano, duchas, pasarelas, vestuarios y los propios contenedores «son elementos esenciales para ofrecer a almuñequeros, herradureños y a los que nos visitan una calidad en nuestras playas fundamental para nuestra economía y para que nos elijan como destino turístico y entre todos debemos cuidarlos y hacer un uso responsable». Un mensaje que repitieron el resto de los Ayuntamientos. Y es que la fiesta no tiene que estar reñida con la limpieza.

Tal y como manda la tradición muchos se mojaron en el mar y pidieron deseos mientras el fuego consumía los palés que conformaban la hoguera. Aunque parezca mentira, a veces se cumplen. Y si no es así, al menos, San Juan siempre será una buena excusa para compartir una noche con amigos.