Los Macarenos de Almuñécar ganan la partida a la lluvia

Unos pequeños portando un torno a su medida en la procesión de los macaremos. /Javier Yáñez
Unos pequeños portando un torno a su medida en la procesión de los macaremos. / Javier Yáñez

Unos 300 niños participan este año en la procesión infantil más popular de la Costa granadina

javier yáñez
JAVIER YÁÑEZ

El Sábado Santo está reservado para los más pequeños en Almuñécar. Desde hace diez años, los Macarenos inundan el centro sexitano con su devoción. Acompañados por la música de la Banda Municipal sexitana y supervisados por padres, madres y familiares, los jóvenes cofrades han comenzado su desfile procesional desde la explanada de San Miguel pasadas las cinco y media de la tarde. Poco a poco, avanzarán hasta llegar a la Plaza del Ayuntamiento, donde siempre esperan cientos de personas impacientes por ver los divertidos encuentros que simulan los niños con sus pequeños tronos.

Este año el número de participantes ha rondado los 300 macarenos que han representado las distintas cofradías del municipio con 13 tronos de pequeñas dimensiones, presididos por imágenes elaboradas con esmero.

Petaladas en zonas clave, un número de fotografías incalculable y trajes ideados para la ocasión son, entre otros, algunos de los ingredientes de esta cita ineludible en la Semana Santa de Almuñécar, declarada de Interés Turístico Nacional.

Llama especialmente la atención el origen de esta tradición, que comenzó con pequeños tronos representativos de las cofradias más populares de otros lugares, como la Macarena sevillana o el Cautivo malagueño. Años después, se han ido incorporando imágenes locales de cristos y vírgenes correspondientes a las hermandades locales.