La llegada de inmigrantes a la Costa granadina se duplica en los primeros seis meses del año

El grupo de 92 inmigrantes llegado en la tarde de este jueves al puerto de Motril recibe la primera asistencia humanitaria por parte de Cruz Roja. /JAVIER MARTÍN
El grupo de 92 inmigrantes llegado en la tarde de este jueves al puerto de Motril recibe la primera asistencia humanitaria por parte de Cruz Roja. / JAVIER MARTÍN

Entre enero y junio han entrado en patera 2.486 extranjeros, frente a los 1.276 del mismo periodo de 2017. Cruz Roja dobla equipos y recurre a hostales y naves públicas

MERCEDES NAVARRETEMOTRIL

Llevan años al pie del cañón en el puerto de Motril y han afrontado todo tipo de emergencias por oleadas de pateras pero hasta ahora, los profesionales de Cruz Roja en Motril siempre habían podido animarse diciendo «venga, que de otras peores hemos salido». Hasta que llegó 2018 para fulminar todas las estadísticas. Jamás se ha dado una oleada de pateras mayor. En el marco de la crisis migratoria nacional por la avalancha de embarcaciones clandestinas que están saliendo desde Marruecos al sur de España, Motril está afrontando una crisis humanitaria inédita con la llegada, desde el pasado mes de mayo, de una media de 30 inmigrantes rescatados del agua cada día.

Es un ritmo que dobla ya al del año anterior, que a su vez marcó un récord histórico, con 3.838 inmigrantes trasladados al puerto de Motril durante todo el ejercicio. Esto es, 2017 fue un año excepcional, con las mayores cifras de personas rescatadas en veinte años de historia de la inmigración en la Costa granadina pero 2018 va camino de dejarlas cortas.

En lo que va de año han sido trasladados 2
486 inmigrantes, rescatados de pateras, al puerto de Motril. Es el doble que el año pasado por estas fechas.
El pasado año 2018 Motril recibió a 3
838 inmigrantes, la cifra récord en veinte años de historia de las pateras en la Costa.

Si entre enero y junio del año pasado fueron 1.276 los inmigrantes rescatados del agua, en lo que va de este año 2018 son ya 2.486 los atendidos en Motril, según fuentes de Cruz Roja. Casi el doble. Y el ritmo no para. No se ha acabado de atender a los rescatados de una patera cuando ya ha llegado la siguiente. El pico del año se alcanzó entre los días 14 y 17 de junio, con el rescate de seis pateras en cuatro días que dejaron 329 personas en Motril.

Con los Centros de Internamientos para Extranjeros, los CIES, de todo el país colapsados, el Gobierno está recurriendo a las ONGs para que estos supervivientes de las pateras reciban una orientación y un primer auxilio humanitario y que no se queden tirados en la calle sin dinero, sin ropa, sin comida, sin conocer el idioma y sin el más mínimo recurso, además de sin 'papeles'.

El primer problema

En Motril, el primer problema se presenta en el CATE, el denominado centro de acogida temporal que el Gobierno tiene en el puerto y que en realidad es un centro de internamiento donde los inmigrantes puede permanecer, vigilados por la Policía Nacional, un máximo de 72 horas hasta su puesta en libertad.

La incesante llegada de pateras ha desbordado este año en varias ocasiones el centro, que tiene capacidad para 80 personas y donde se han llegado a meter hasta 150, según las denuncias del sindicato Unificado de Policía que lleva años protestando por las condiciones de unas instalaciones que no tienen ni conexión a la red de agua.

Una vez que salen del CATE y ya en libertad, la situación es muy distinta para estas personas ya que, a falta de espacio en los CIES, el Gobierno ha optado por encargar a las ONGs las tareas de orientación y mediación. Y ahí empieza el nuevo maratón de trabajo para Cruz Roja que tiene que entrevistarse individualmente con cada uno de los inmigrantes y, en un tiempo récord, orientarles para que puedan salir de Motril o contactar con sus familiares o amigos en España o Europa.

Motril no cuenta con un local para que Cruz Roja pueda hacer estas tareas de mediación por lo que la organización humanitaria está recurriendo a distintos hostales de la comarca, donde alojan a los inmigrantes un par de noches e incluso se ha llegado a pedir ayuda al Ayuntamiento motrileño, que también ha cedido espacios públicos.

Más profesionales

La excepcional oleada de pateras ha obligado también a Cruz Roja a reforzar su equipo en Motril con seis nuevos profesionales contratados para las tareas de mediación, así como sanitarios, traductores o enfermeros. Se ha formado un segundo equipo 'ERIE', que es el que junto a los voluntarios presta la primera ayuda de emergencia en el puerto y que está dando el relevo al único que había hasta ahora.