La Junta impulsará una auditoría para detectar los fallos del entorno de las playas granadinas

Bañistas disfrutando de la playa de Almuñécar el pasado 10 de marzo. /Javier Martín
Bañistas disfrutando de la playa de Almuñécar el pasado 10 de marzo. / Javier Martín

La Comisión de Turismo aprueba una propuesta de Ciudadanos para que todas las administraciones se impliquen en un «plan de excelencia» para el litoral

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

La playa de La Rijana, en el municipio de Castell, es una calita espectacular de la Costa granadina capaz de sorprender a cualquier visitante... y sin embargo para llegar hasta ella hay que atravesar un túnel sucio y lleno de pintadas. En los acantilados de Castell permanecen abandonados centenares de neumáticos arrojados por algún desaprensivo, en algunos puntos del litoral hay contenedores viejos que afean las playas, mobiliario roto... La Costa de Granada podría alcanzar la excelencia si identificase dónde están todos los fallos del entorno de sus playas como primer paso para arreglarlos. Y eso, precisamente, es lo que ha propuesto Ciudadanos: que la Junta impulse una auditoría del estado de las playas y su entorno para después llevar a cabo mejoras de forma coordinada con todas las administraciones.

La iniciativa de Ciudadanos se debatió ayer en la comisión de Turismo del Parlamento andaluz y fue aprobada por unanimidad por todos los grupos políticos, según explica el parlamentario granadino Juan Antonio Funes, encargado de defenderla. Ahora, la Junta de Andalucía tendrá que elaborar, en colaboración con todos los Ayuntamientos costeros de Granada, un plan auditor del estado de las playas y su entorno que permita «llevar a cabo las mejoras integrales que se observen con el objetivo de lograr la excelencia que merecen las playas de Granada». «No queremos actuar sobre la playa en sí, sino sobre el entorno, sobre el acceso, sobre los elementos que rompen la estética, sobre el buen gusto, creando un sello distintivo singular y excelente. Y la Costa granadina ofrece rincones fantásticos que permiten dar ese salto sin especiales inversiones», defiende Funes.

«Ahí va estar Cs para vigilar»

La gran queja de los Ayuntamientos de la Costa Tropical es que les han dejado solos para cuidar las playas y que no pueden soportar los altos costes que conlleva ponerlos a punto, más desde que la Junta retiró la línea de subvenciones que permitía renovar el mobiliario de las playas. Teniendo en cuenta este escenario, ¿hasta qué punto este plan de excelencia para las playas de Granada aprobado ayer será efectivo y no se quedará en papel mojado? El diputado de Ciudadanos lo tiene claro: «Por supuesto este plan tiene que funcionar, es que vamos a estar ahí para vigilar y para exigirlo, para que se sienten en una mesa y lo doten con partidas».

El PSOE respaldó la propuesta de Ciudadanos pero introduciendo una enmieda para complementarla en el sentido de que el Gobierno central también debe implicarse en este plan, que no se ha presupuestado.

Funes incide en que no se trata de acometer la defensa de las playas y las grandes obras, como los espigones, que son competencia del Gobierno y que ya están contemplados en un plan. La idea de esta auditoría es que la Junta identifique los 'puntos negros' o detalles feos y coordine las actuaciones para embellecer el entorno, repartiendo las tareas en coordinación con todas las administraciones locales. Esto es, si las papeleras están rotas, se encargaría su reposición al Ayuntamiento correspondiente.

El buen gusto

«No es tan costoso cuidar la estética, el buen gusto. Tenemos que aspirar a la excelencia. El litoral granadino necesita un plan de actuación coordinado para avanzar en este sentido», opina Fune.

«Es necesario un plan que persiga no el notable de nuestras playas, sino la excelencia. Un plan que identifique elementos desordenados, mejore los servicios, maximice la limpieza, y establezca, en definitiva, un modelo compartido que ayude a crear una imagen unificada y de calidad para todo el litoral granadino», especifica. Para Funes, ni siquiera los guijarros de la playa son un impedimento para que las de Granada estén al nivel de las mejores playas del mundo. «La Riviera italiana comparte la morfología de nuestras costas, las 'chinas' de nuestras playas, y sin embargo gozan de un extraordinario prestigio, la diferencia son los detalles, las sombrillas iguales, la imagen unificada...», incide. El diputado mostraba además su satisfacción porque se vaya a poner en marcha este plan, convencido de que «la solución de nuestras playas no sólo ni principalmente está mirando al mar, sino mirando desde el mar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos