'San Juanico' abre los desfiles del Jueves Santo sexitano con una imagen renovada

El paso del Cristo de la Buena Muerte, San Juan y María Santísima de la Amargura a su salida del templo de El Salvador, en el P-4. /Javier Yáñez
El paso del Cristo de la Buena Muerte, San Juan y María Santísima de la Amargura a su salida del templo de El Salvador, en el P-4. / Javier Yáñez

María Santísima de la Amargura cumple su 25 aniversario en esta estación de penitencia de Almuñécar

JAVIER YÁÑEZ

Tras la frustración por la lluvia del Miércoles Santo, ha sido la Venerable y Antigua Cofradía de Penitencia del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, María Santísima De la Amargura y San Juan Evangelista el que ha abierto los desfiles del Jueves Santo sexitano.

Pasadas las siete de la tarde y sin miedo al cielo, los 120 horquilleros que portan el trono han salido del templo del Salvador, arropados por cientos de fieles que aguardaban tras el portón.

Más de 400 fieles han conformado este año el cortejo compuesto por mantillas, banda de música, penitentes y representaciones. Como novedad, la Virgen de la Amargura ha lucido una nueva corona que fue bendecida hace pocas semanas en su propio templo. No tan visible ha sido el cmbio del trono que ha modificado su estructura en un 80% para reducir el peso, con la consiguiente mejora estética: nuevas cabezas de varales maestros, campanas mejoradas, varales telescópicos lacados en aluminio…

La estación de penitencia de San Juan es de las más esperadas en Almuñécar y ha vuelto a llenar calles y avenidas. La cofradía ha sentido el calor de un pueblo que se vuelca con una de las imágenes con más devoción de la localidad sexitana.

La historia de la Cofradía

La cofradía no dispone de documentos anteriores a 1945, por lo que establece su fundación en ese año. Sánchez Mesa fue el encargado de elaborar la talla articulada para poder celebrar también El Paso en la mañana del Viernes Santo.

El Arzobispado de Granada aprobó sus estatutos como Hermandad de Penitencia en 1954. En los años 70, durante la depresión de la Semana Santa, la cofradía resistió el bajón y los hijos de los fundadores retomaron el proyecto con más fuerza poco después. Actualmente la cofradía vive un buen momento y celebra este 2019 el 25 aniversario de María Santísima de la Amargura.