Intervenidos casi 200 kilos de anémonas de mar pescadas ilegalmente en Granada

Intervenidos casi 200 kilos de anémonas de mar pescadas ilegalmente en Granada

Es una modalidad de pesca completamente legal siempre que se respeten los cupos diarios establecidos y se cuente con autorización de la Junta de Andalucía

EUROPA PRESS

La Guardia Civil de Granada ha puesto a disposición judicial como investigados a tres vecinos de Chipiona (Cádiz) con numerosos antecedentes por pesca y marisqueo ilegal como los presuntos autores de un delito contra la flora y la fauna al ser sorprendidos con 184 kilos de anémonas que habían sido capturadas ilegalmente en una playa de Almuñécar.

Esta actuación tuvo lugar el 18 de junio después de que una patrulla de la Guardia Civil de Almuñécar localizara a tres personas en la playa Cotobro pescando de manera ilegal anémonas de mar. Estas personas se habían desplazado desde la provincia de Cádiz ante la escasez de este producto en dicha provincia, según ha informado en un comunicado.

Los agentes vieron a estos tres hombres salir del agua con redes ortigueras y con ocho capazos que contenían una gran cantidad de anémonas de mar, concretamente 184,4 kilos, con lo que excedían en mucho la cantidad legal que pueden capturar por persona y día que es de 12 kilos.

La Guardia Civil, no obstante, les pidió las autorizaciones pertinentes emitidas por la Dirección General de Pesca y Acuicultura de la Junta de Andalucía para esta modalidad de pesca y también carecían de ellas. La Guardia Civil devolvió las anémonas intervenidas al mar.

La captura de anémonas de mar es una modalidad de pesca completamente legal siempre que se respeten los cupos diarios establecidos y se cuente con autorización de la Junta de Andalucía para llevarla a cabo.

La anémona de mar u ortiguilla es una especie muy apreciada en la gastronomía de las provincias de Cádiz y Sevilla, en cuyos restaurantes suelen demandarla habitualmente y está muy cotizada, por lo que es habitual que furtivos de la provincia de Cádiz recorran todo el litoral rocoso andaluz en su busca.

La sobreexplotación ha hecho que en las provincias de Cádiz y Málaga esta especie está prácticamente extinguida y la Guardia Civil ha detectado que los furtivos se están desplazando a la costa granadina donde aún pueden encontrar importantes cantidades de anémonas, ya que es una especie que los granadinos no suelen pescar.