La incansable lucha de un colegio de Motril por un cuarto de baño

Los pequeños del Francisco Mejías en una protesta esta mañana, como vienen haciendo cada viernes y lunes desde hace meses. /Javier Martín
Los pequeños del Francisco Mejías en una protesta esta mañana, como vienen haciendo cada viernes y lunes desde hace meses. / Javier Martín

Los alumnos del Francisco Mejías han vuelto a entrar hoy diez minutos tarde a clase para mantener viva su protesta

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETEMotril

Hoy, como cada lunes y viernes desde hace cuatro meses, los alumnos del colegio Francisco Mejías de Motril han vuelto a entrar diez minutos tarde a clase. Un gesto de protesta con el que mantienen viva su reivindicación por unos cuartos de baño dignos para los 500 alumnos del centro. El edificio tiene cuarenta años de antigüedad y los baños han llegado a una situación límite, con tuberías destrozadas, orines que se desbordan y salen por el suelo, urinarios 'clausurados' con bolsas de basura, cisternas que no funcionan o las rejillas del suelo tapadas por los malos olores.

Una situación vergonzosa que los padres de los alumnos no están dispuestos a soportar un nuevo curso más. De ahí que mantengan viva una incansable lucha para exigir a la Delegación de Educación que lleve a cabo el proyecto de reforma de los baños, que los técnicos de la administración han presupuestado en casi 200.000 euros.

Según explican, desde el año 2013 la delegación de Educación tiene en cartera este proyecto para renovar los aseos del colegio y tanto el centro como los padres han venido reivindicando su ejecución, que está pendiente de que la Junta tenga presupuesto para acometerlo.

La pasada semana, tras una protesta de los padres que subieron en autobús hasta la puerta del Gobierno andaluz, el delegado de Educación les explicó que el proyecto de renovación de los baños del Francisco Mejías es una de las obras etiquetadas como «prioritarias» se le quedaron en el cajón al anterior gobierno del PSOE y también culpó al Ayuntamiento de Motril de agravar la situación del colegio y disparar el coste final de la obra por la falta de mantenimiento.

«La única novedad que tenemos es que el Gobierno andaluz ya tiene presupuestos y estamos a la expectativa de que los saquen adelante e incluyan la reforma de los baños de nuestro colegio», explica José Béjar, portavoz de la Asociación de padres del Francisco Mejías, que se llama La pizarra mágica.

El próximo lunes 17, los padres del Francisco Mejías solicitarán una reunión con el nuevo gobierno que resulte de la constitución del Ayuntamiento. «Sabemos que es precipitamos pero necesitamos que se impliquen con el problema y nos podamos ir más tranquilos de vacaciones», apunta Béjar. Algún padre ha manifestado también su intención de asistir con camisetas reivindicativas al acto de constitución del nuevo ayuntamiento de Motril, de forma pacífica y solo con la intención de hacer visible un problema que, en su opinión, debe ser prioritario para la nueva corporación de Motril.