La huelga de limpieza para Semana Santa se mantiene en Motril mientras el resto de la plantilla municipal estudia sumarse

Trabajadores municipales se han reunido en la plaza de España a la hora del desayuno para valorar la situación. /Javier Martín
Trabajadores municipales se han reunido en la plaza de España a la hora del desayuno para valorar la situación. / Javier Martín

El conflicto laboral se agrava y los sindicatos presionan convocando huelga para todos los trabajadores, por el «incumpliento de acuerdos pactados con el gobierno», aunque no se ratificará hasta el día 10

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

Suenan con fuerza tambores de huelga en el Ayuntamiento de Motril, donde el conflicto laboral lejos de solucionarse se agrava. La totalidad de la plantilla municipal sopesa sumarse a la convocatoria de paro indefinido, a partir de Semana Santa, que mantiene en pie el servicio de limpieza. Las secciones sindicales han decidido esta mañana formalizar la convocatoria de huelga que afectaría al total de la plantilla para tener así la cobertura legal para poder ejecutarla -se exige la convocatoria con diez días de antelación- aunque no se decidirá si finalmente se suman hasta el miércoles día 10, cuando se celebrará una asamblea general de los trabajadores.

En el Ayuntamiento de Motril dos conflictos laborales que se solapan. Por una parte, el que mantienen los trabajadores del servicio de limpieza, unos 205 empleados de la extinta empresa pública Limdeco que han pasado a integrarse en la plantilla municipal y que demandan el cumplimiento de los acuerdos que habían alcanzado con el equipo de gobierno. En las reuniones han mantenido estas semanas llegado a acercamiento, pero sigue en el aire el punto más importante para ellos, el cumplimiento de la tabla salarial aprobada para el colectivo, que supone un aumento de sueldo anual hasta 2020.

Según explica el representante de CC OO y miembro del comité de huelga, Juan Francisco Martín Molina, este año les correspondería una subida salarial de unos 50 euros por empleado que no se ha ejecutado.

Por otra parte está el conflicto general de los trabajadores del Ayuntamiento, un total de 709 empleados, que se movilizaron el pasado año para exigir al gobierno municipal la recuperación de derechos tras los años en los que han estado sometidos a un plan de ajuste por la crisis. El pasado mes de enero se firmó en el Sercla un acuerdo que se ratificó por unanimidad de todos los grupos políticos no. Un pacto que todos calificaron de «histórico» ya que ponía de acuerdo a sindicatos, representantes de trabajadores y a todos los grupos políticos municipales, que se hicieron una foto para el recuerdo y la celebración del día en el salón de plenos. Una foto y un pacto que, apenas dos meses después, se ha convertido en papel mojado, según denuncian los representantes de las secciones sindicales del Ayuntamiento.

Esta mañana de jueves, los sindicatos han convocado a la hora del desayuno a los trabajadores del Ayuntamiento de Motril en la plaza de España para informarles de que van a convocar la huelga para toda la plantilla, que tendrá que ser ratificada en asamblea el día 10 y pedirles unión para seguir adelante con la lucha.

«Está en juego no solo dinero sino derechos, el futuro y el respeto a los trabajadores de la mayor empresa de esta comarca que es el Ayuntamiento de Motril, «ha explicado el representante de CC OO, Ángel Coello, que ha pedido unión a toda la plantilla para no desaprovechar »esta oportunidad«.

«Si mostramos fuerza lo sacaremos adelante, si no, tendremos que esperar cuatro años, hay que apretar ahora», ha animado también el representante sindical de CGT, Fernando Alcalde.

Los sindicatos han recordado que el acuerdo firmado en el SERCLA con el equipo de gobierno y ratificado en pleno municipal por todos los partidos políticos de Motril incluía tres principales propuestas. La primera, «recuperar los derechos perdidos en los últimos años» y equiparar los salarios a otros ayuntamientos de similar tamaño.

El segundo punto del acuerdo pasaba por garantizar la posibilidad de una carrera profesional dentro d ela administración local «mediante un mecanismo transparente y reglado que permita a los empleados públicos ir subiendo paulatimanente de nivel o promocionarse sin depender de los caprichos de los políticos en cada momento«.

El tercero era conseguir unas mesas de negociación efectivas, «y no en las que el equipo de gobierno imponga sus decisiones».

Según lo aprobado, el equipo de gobierno de Motril debería haber llevado a cabo ya medidas como abonar el factor 4 de productividad (antigüedad) y equiparar todos los complementos de destino. Además, según explican los representantes sindicales, debería haber iniciado los estudios económicos para alcanzar los 1.500 euros de salario mínimo municipal y puesto en marcha la valoración de puestos de trabajo de toda la plantilla.

Sin embargo, ninguno de estos acuerdos se ha materializado por el momento, según los sindicatos, que acusan al gobierno municipal de PSOE y PA de mantener «su política de imposición y de decisiones arbitrarias».

«Lo único que han hecho es ofrecer caramelos en distintos departamentos para tratar de dividir a la plantilla», recrimina Alcalde, en referencia a la propuesta del gobierno municipal de aumentar los complementos de destino solo de los niveles A1 y A2. «Una propuesta que no llevaron a la mesa de negociación», recuerdan los sindicatos.

«El conflicto laboral del Ayuntamiento de Motril empieza a ser único», ha sentenciado Coello, mientras en la plaza empleados del servicio municipal de limpieza se animaban al grito de «todos a una».

Los sindicatos convocado huelga así para la Semana Santa, aunque tendrá que ratificarla asamblea de trabajadores el día 10. Antes, los trabajadores de la limpieza tienen una samblea a la una de la tarde del próximo lunes 8 de abril y una reunión en el Sercla durante la tarde con el equipo de gobierno como última oportunidad para resolver el conflicto. Si no tiene éxito la huelga de limpieza en Motril comenzará a las 22.30 horas del lunes 8 de abril.