Los hosteleros de Almuñécar sienten «impotencia» ante los nuevos apagones y esperan que no se repitan

La terraza del gastrobar De la Flor estaba llena cuando se produzco el apagón del pasado sábado. /Paco Gómez
La terraza del gastrobar De la Flor estaba llena cuando se produzco el apagón del pasado sábado. / Paco Gómez

Los negocios de la avenida de Europa perdieron miles de euros en las dos horas que estuvieron a oscuras el sábado y reclamarán a través de su seguro

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

Es algo tan frecuente que los almuñequeros tienen ya un dicho para cuando se va la luz, que hace referencia a que alguien ha hecho sus necesidades en un transformador. Se lo toman con humor aunque están muy enfadados con estos cortes de luz que les dejan a medio gas en los días más fuertes del año. El último apagón, el primero del verano, fue este pasado sábado desde las 21.42 hasta las 23.30, casi dos horas eternas que pillaron a los bares y restaurantes con las terrazas a rebosar. Una gran parte de Almuñécar y La Herradura se quedaron a oscuras y los hosteleros han mostrado su enfado ante esta situación que se repite.

Daniel Muñoz es vicepresidente de la asociación de hostelería del Valle Tropical y asegura que ante los apagones se sienten muy solos, sin nadie que les pregunte, les apoye o se interese por el daño que puedan hacer. «Se ríen de nosotros. La asociación va a llevar un escrito al Ayuntamiento para pedirles soluciones de una vez ante este problema de los cortes de luz, que se repite. Aquí esperamos mucho para ponernos la tirita. Nadie te informa y nadie es responsable de nada», apunta este heladero que explica que en la noche del sábado no se le echaron a perder 500 litros de helado porque el apagón no duró una hora más.

«Los pude meter en la cámara que conserva el frío y los salvé. Dije todos los improperios que pude aquella noche», señala Daniel Muñoz, al que el apagón le afectó en su heladería de la Avenida de Europa, como al resto de esta calle de Almuñécar, cercana al parque El Majuelo, donde no se fue la luz. «El Ayuntamiento de Almuñécar no mira por los negocios, es vergonzoso y la gente tampoco se une para hacer nada, prefieren que se lo den todo hecho», dice el vicepresidente de la asociación de hosteleros que quiere pedir al Consistorio que interceda y sea intermediario a la hora de poner reclamaciones por el apagón y sus consecuencias económicas. Otro de los empresarios que sufrió el apagón en la Avenida de Europa es Paco Gómez, cocinero del gastrobar De la Flor, que tenía la terraza llena con gente para cenar –muchos se disponían a pedir– cuando se produjo el corte de luz. En este establecimiento calculan que en esas dos horas perdieron una caja de más de mil euros. «No había luz en los negocios pero el parque iluminaba algo y había un ambiente muy romántico», dice este empresario que prefiere tomárselo lo mejor posible.

Con miedo

Paco Gómez se metió en los fogones y empezó a hacer las roscas a la sartén y en al plancha iba atemperando las cosas para que no perdieran calor. Con estos trucos, conservaron algunas mesas antes de que los clientes saliesen huyendo del apagón. «Nos sentimos impotentes y abandonados. Ahora habrá que reclamar con el seguro porque nadie se hace cargo. En agosto y Semana Santa se suele ir la luz por el centro, en esta calle no había pasado antes y ahora tenemos miedo de que vuelva a ocurrir», dice este empresario que quiere una explicación de por qué se va la luz ya que se sienten «desamparados».

El que aún no puede hacer las cuentas de cuánto ha perdido es Lute Antequera, empresario de los restaurantes Lute y Jesús que estuvo sin luz en sus negocios de Avenida de Europa, San Cristóbal y La Herradura. Las freidoras de pescado se pararon cuando había incluso gente haciendo cola.

«Nos gustaría que desde la compañía nos diesen una explicación y que nos asegurasen que no va a pasar más», expone Lute Antequera que señala que cree que más de mil euros en cada negocio se han podido perder por esas dos horas de parón a oscuras. Este empresario señala que este ha sido el primer apagón de julio y que aún queda el mes de agosto donde se concentra más gente en el pueblo. «Estamos asustados porque sabemos que puede volver a pasar... ocurre esto en un 15 de agosto, como ya ha pasado, y te echa por tierra el verano», subraya el dueño de estos restaurantes.

Con telemando

Desde Endesa señalan que el pasado sábado se produjo una incidencia en la red eléctrica de Almuñécar. «Desde el primer momento» el personal de la empresa estuvo en contacto con las autoridades locales para informar sobre el estado de la incidencia. «Endesa restableció el suministro de forma rápida al 50% de los afectados en solo 3 minutos gracias a los telemandos que la compañía ha ido instalando por la zona y que permiten el control remoto de la red, suministrando energía por redes alternativas de forma telemandada», indican desde la propia empresa. Tras esta maniobra los técnicos de Endesa se desplazaron a la zona para localizar la incidencia y proceder a su reparación. Endesa dice que se recuperó el suministro «en poco más de una hora».

Fotos

Vídeos