Granada y Melilla celebran un cambio de barco que acabará con «una injusticia»

El Volcán del Tauce es el barco que opera actualmente la línea entre Melilla y Motril/JAVIER MARTÍN
El Volcán del Tauce es el barco que opera actualmente la línea entre Melilla y Motril / JAVIER MARTÍN

Empresarios de la Costa, Diputación y Junta aplauden el trabajo que ha hecho la Autoridad Portuaria de Motril

REBECA ALCÁNTARAMOTRIL

El anuncio de que un nuevo barco, de características similares a el Volcán de Tinamar, realizará la ruta entre Motril y Melilla en unos meses ha sido acogido con entusiasmo en las dos ciudades. Nadie estaba contento con la llegada del Volcán de Tauce, un buque más lento, con menos capacidad y peores servicios que lleva haciendo el viaje desde la llegada de FRS.La noticia que adelantaba IDEAL de que el Puerto de Motril ha conseguido que venga un nuevo ferry ha sido aplaudida por todos los afectados. Eso sí, al Gobierno melillense y a la Autoridad Portuaria de la ciudad del norte de África no les ha hecho mucha gracia que se haya criticado su falta de colaboración. «No nos consta que ante Competencia hayan hecho (el gobierno de Melilla) ninguna gestión», aseguró Francisco Álvarez de la Chica.

El presidente de la Diputación de Granada, José Entrena, era uno de los primeros en mostrar su satisfacción con el logro del Puerto de Motril: «El inconformismo suele dar, casi siempre, buenos resultados. No era lógico, ni justo», dijo a través de las redes sociales. La delegada del Gobierno andaluz, Sandra García, tampoco pasó por alto la noticia. «¡Conseguido! Era una injusticia. Muy bien», aseveró.

Relaciones comerciales

Para los empresarios locales, que se recupere un buque competitivo también es motivo de alegría. El presidente de la Cámara de Comercio de Motril, Ángel Gijón, confió en que éste sea el último episodio de los vaivenes que en los últimos años ha tenido la línea entre Melilla y Motril, a pesar de ser la más utilizada por los melillenses. «Estas incertidumbres nunca son buenas para las relaciones comerciales», apuntó, al tiempo que dijo que contar con un buque de calidad servirá los empresarios de la Costa y la provincia estén cada vez más cerca de Melilla y del resto del norte de África. «Ha habido asuntos que se han quedado paralizados porque el cambio de buque restaba competitividad», aseveró.

Gijón confió en que este ferry más rápido llegue cuanto antes y que se pueda seguir avanzando en las relaciones socioeconómicas entre las dos ciudades. «Es necesario que haya un barco con capacidad y calidad», sentenció.

En el otro puerto implicado, el de Melilla, la noticia se acogió entre la celebración y la indignación y levantó un tenso enfrentamiento en redes sociales y medios entre Gobierno y oposición. Los partidos de la oposición no tardaron en reaccionar y en mostrar su descontento con el hecho de que haya tenido que ser el Puerto de Motril el que haga las gestiones necesarias para solucionar un problema que afectaba directamente a los intereses de los melillenses. «¿Dónde narices estaba el presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla? A nosotros nos dijeron que era una cuestión de empresa privada y que el Gobierno no podía entrar. Pues no entendemos qué ha hecho entonces Motril, deben ser más inteligentes que en Melilla», ironizó Hassan Mohatar, diputado de Coalición por Melilla (CpM), principal partido de la oposición en la Asamblea de la ciudad autónoma.

Ciudadanos (C's), otra de las formaciones con representación en la Asamblea melillense, tampoco dejó de lado el asunto. «Gracias a Motril por hacer el trabajo que no ha hecho el Gobierno de Juan José Imbroda para los melillenses. Aquí la consigna era resignación, altanería y sálvese quien pueda porque las chinches son un problema de quiénes se suben en el barco», aseveró a través de las redes sociales.

«Esfuerzo de todos»

Al mismo tiempo, desde la Autoridad Portuaria melillense y el Ejecutivo local se negaban a asumir que el logro del cambio del barco sea sólo del Puerto de Motril. «Yo añadiría también gracias al Gobierno de Imbroda y al Puerto de Melilla que hemos estado desde el minuto 0 instando a FRS a q debían cambiar ese barco y sustituirlo por otro que tuviera unos estándares de calidad similares a lo que teníamos antes», aseguró el presidente del puerto melillense, Miguel Marín. Aplaudió la decisión, pero aseguró que ha sido posible «gracias al esfuerzo de todos». Algo en lo que coincidió también el Presidente de la ciudad autónoma.

El viceconsejero de Turismo de Melilla, Javier Mateo, fue más duro y dejó entrever dudas acerca de si el anuncio hecho por Álvarez de la Chica será o no una realidad. «Para salir de dudas, ¿por qué no enseña el acuerdo firmado con FRS para dar veracidad al acuerdo ? ¿Qué barco le han propuesto? Tiempo al tiempo», apostilló.

Al margen del revuelo político que ha causado la noticia, el cambio de buque ha sido acogido con especial alegría por parte de los melillenses, que a través de las redes sociales mostraron su agradecimiento al trabajo del Puerto de Motril y confiaron en que el nuevo buque esté pronto realizando este trayecto.