El gobierno de Motril defiende su 'obra estrella', atacada por la oposición tras reventar una tubería

Un vecino de la calle Ancha observa cómo van las obras. /María Escámez
Un vecino de la calle Ancha observa cómo van las obras. / María Escámez

PP e IU acusan a Ayuntamiento y Mancomunidad de irresponsabilidad e improvisación en la calle Ancha

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

Los vecinos de la calle Ancha, la arteria principal del Norte de Motril, no estaban muy contentos con el transcurso de las obras que están renovando las tuberías de saneamiento, abastecimiento y pluviales. Saben que son necesarias porque, por ejemplo, el agua no llega con presión a los pisos altos, pero sufren sus molestias a diario, como los negocios de esta populosa calle.

El remate a este enfado, casi continuo por las obras, fue un espurreo de aguas fecales que llegó hasta dentro de los portales por las lluvias de este pasado sábado. La suciedad, que había salido a flote, recorría la calle y los vecinos se quejaron del insufrible hedor.

Esta obra es el proyecto estrella del equipo de gobierno del PSOE-PA, ya que invertirán más de un millón de euros y servirán para transformar la calle por completo. Del subsuelo, de las obras de las tuberías, se encarga la Mancomunidad que también invertirá ahí otro millón de euros.

El sábado las trombas de agua sorprendieron a las tuberías provisionales de esta obra, que reventaron. Para unos fue algo imprevisible, para otros, una falta de previsión.

La oposición ha atacado la forma de gestionar la obra. El Partido Popular ha criticado la «pasividad y falta de previsión» de la Mancomunidad en las inundaciones producidas en la zona norte de Motril. El portavoz del PP en el ente comarcal, José García Fuentes, indicó que las obras de remodelación de la calle Ancha, tienen una particularidad, y es que son dos obras en una, que son dos empresas distintas en la misma obra, cada una con sus medios y su personal, compartiendo espacio.

Para los populares, este hecho, requiere «una coordinación exhaustiva y una organización milimétricamente planificada, para que la obra se desarrolle con fluidez, y para que se ocasione el mínimo perjuicio posible a los vecinos y comercios de la zona. Precisamente, esa coordinación, que corresponde a las dos administraciones públicas promotoras de las obras, es la que ha fallado. Si Mancomunidad y Ayuntamiento hubieran estado encima y pendientes, todo esto se podía haber evitado perfectamente», aseguró José García Fuentes.

«Es evidente que ha habido una descoordinación y una falta de previsión, que ha provocado que las aguas fecales entraran en viviendas, locales y sótanos, con los riesgos de salubridad que ello conlleva, a pesar de que las lluvias no han sido especialmente torrenciales, ni por su intensidad, ni por su cantidad, y además estaban suficientemente anunciadas y se conocía con mucha antelación que el fin de semana iba a ser lluvioso», advirtieron desde el Partido Popular.

La portavoz de Izquierda Unida, Daniela Paqué reclamó al Ayuntamiento una mayor presencia de técnicos municipales durante la ejecución de las tareas que se están llevando a cabo por parte de diferentes empresas, con el objeto de coordinar y supervisar su realización y, en su caso, dar respuesta a los problemas e incidencias que pudieran surgir.

«Se ha tardado mucho tiempo en iniciar estas actuaciones en la calle Ancha y, a pesar de ello, al gobierno local parece preocuparle más su posible rentabilidad en términos electorales que la seguridad y el bienestar de los vecinos y comerciantes», manifestó Paqué que ha exigido a los responsables municipales el máximo celo y transparencia para minimizar las posibles consecuencias negativas de estas obras.

El presidente de la Mancomunidad, Sergio García Alabarce, ha asumido la «responsabilidad política» de este fallo en la obra, que considera algo lógico cuando tienes muchas zanjas abiertas en los distintos municipios de la Costa. «Existe un responsable de la obra entera por lo que la coordinación está garantizada», apuntó el representante del ente comarcal que no entiende por qué la oposición ha aprovechado para «elevar a categoría superlativa» un fallo concreto, «humano», provocado por la lluvia. «En todas las obras surgen problemas y por eso pedimos disculpas a los vecinos», resaltó.

Aguas fecales y de lluvia

El teniente de alcalde responsable de las áreas de Urbanismo y Obras Públicas, Antonio Escámez, explicó que el viejo colector que recoge las aguas fecales y las pluviales juntas, algo que ya no está permitido y que se está cambiando con las obras que se realizan en la calle Ancha, se desbordó el pasado sábado por la acumulación de agua que llegó desde las travesías de la zona Norte de la propia calle Ancha, dando lugar a que entrara agua en las plantas bajas de algunos edificios.

Escámez señaló que en la misma tarde del sábado y también el domingo, ante lo continuado de la lluvia, los operarios de la obra trabajaron para desaguar la zanja en la que se acumularon las aguas y limpiarla, además de reponer las vallas, con lo que se evitó que volviera a salir hacia la calle. Estos mismos operarios también limpiaron los domicilios y locales afectados. Además, añadió, una vez hecha la limpieza y reparado el daño, las obras se han desarrollado con total normalidad y avanzando según lo previsto.

El teniente de alcalde argumentó que el objetivo de las obras que se ejecutan en la calle Ancha es precisamente evitar situaciones como la sucedida este fin de semana y las que ocurrían cada vez que llovía fuerte en la zona. «Para ello, se han separado las tuberías por las que va el agua recogida de la lluvia de las que llevan el saneamiento con lo que se evitarán inundaciones en la zona en el futuro», incidió Antonio Escámez. El teniente de alcalde subrayó que la calle Ancha es una de las vías principales de Motril y necesitaba una renovación total porque muchas de sus infraestructuras habían llegado ya al final de su vida útil y estaban obsoletas, provocando problemas a los vecinos. Para solucionar esta situación, el Ayuntamiento de Motril, dentro de la Estrategia DUSI (cofinanciada por los Fondos FEDER), y junto a la Mancomunidad y Aguas y Servicios acomete este importante proyecto, que va a cambiar por completo las 'tripas' de la calle, incluyendo toda la red de saneamiento, abastecimiento y pluviales para acabar con problemas históricos como inundaciones o la falta de presión del agua en muchos edificios.

Escámez quiso dar las gracias a los vecinos «por aguantar las molestias de las obras» y lamentó «que los partidos de la oposición utilicen un problema puntual en una obra para ensuciar la imagen de Motril».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos