El Gobierno afirma que los inmigrantes no han dormido en las tiendas en días de lluvia

El campamento ha vuelto a inundarse esta semana/IDEAL
El campamento ha vuelto a inundarse esta semana / IDEAL

El SUP volvió a denunciar ayer que el campamento del puerto de Motril ha tenido problemas esta semana debido a las lluvias

REBECA ALCÁNTARAMOTRIL

La Subdelegación del Gobierno en Granada reconoció ayer los problemas del campamento del puerto de Motril, pero aseguró que las tiendas de campaña no han estado ocupadas durante los días de lluvias. «Ni los migrantes ni el personal que los atiende ha estado en este espacio durante los temporales», afirmaron. La reacción llegó después de que el Sindicato Unificado de Policía (SUP) volviera a denunciar las inundaciones que se producen cada vez que llueve en esta zona, y que han vuelto a repetirse esta misma semana, y solicitara que los módulos prefabricados que está previsto que se instalen en este espacio, se ubiquen en otros terrenos. La Subdelegación dijo, asimismo, tal y como ya adelantó esta semana IDEAL, que los módulos prefabricados llegarán «en un breve periodo de tiempo».

En el campamento montado por la UME se ha atendido a 1.095 personas en septiembre y a 501 en octubre, «siempre en condiciones climatológicas favorables», según la Subdelegación. En concreto, el mes pasado llegaron 157 inmigrantes el día 6, medio centenar dos días más tarde y otros 294 entre los días 10 y 12. En lo que va de mes han llegado a Motril más de 1.300 personas.

El Gobierno indicó que en colaboración con la Policía Nacional han estado atentos en todo momento a los pronósticos del tiempo para tomar las decisiones oportunas y «atender a los migrantes en las mejores condiciones posibles». En este punto, aclararon que sólo en la noche del pasado 25 de octubre, un grupo de 86 personas durmió en estas tiendas de campaña, pero que al día siguiente fueron trasladados al edificio del antiguo CATE (Centro de Atención Temporal a Extranjeros), precisamente por la previsión de lluvias.

La Subdelegación aseguró que están haciendo «un gran esfuerzo» para atender en condiciones «dignas» a todas aquellas personas que llegan al a ciudad «en busca de una vida mejor» tras ser rescatados y indicó que son conscientes de que estos inmigrantes «dejan atrás situaciones trágicas». En este sentido, la subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López, quiso poner en valor la «importante labor» que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las oenegés que atienden a estos inmigrantes.

Insistió, asimismo, en que las casetas que sustituirán a las tiendas instaladas por la UME (Unidad Militar de Emergencia) llegarán pronto, aunque no precisaron la fecha exacta. Desde la Subdelegación se mostraron convencidos de que en estas nuevas instalaciones se ofrecerá una mejor acogida a los inmigrantes que llegan al puerto de Motril.

Mientras tanto desde el SUP insistieron ayer en que no creen que colocar estos módulos en el mismo espacio en el que están las tiendas sea una buena idea, porque creen que lo más probable es que vuelvan a producirse inundaciones derivadas de la pendiente del terreno.

Hay que recordar que el campamento de inmigrantes se montó el último fin de semana de agosto por la falta de espacio del antiguo CATE, que además está previsto que sea remodelado después de que el Defensor del Pueblo pidiera su cierre a principios de año. El resto del verano, esta falta de espacio se había resuelto gracias a que el Ayuntamiento de Motril cedió un polideportivo. Sin embargo, al llegar septiembre estas instalaciones tenían que volver a su uso habitual, y desde el Gobierno se optó por las tiendas de campaña. Las lluvias no tardaron en llegar, y a mediados de septiembre se cerraba el campamento, que volvía a abrirse unos días después para dar cabida a los inmigrantes que no dejaban de llegar. Desde entonces, cada vez que ha llovido, los charcos han vuelto a aparecer y el SUP lo ha denunciado. Sólo tres días después de la penúltima inundación, el delegado del Gobierno en Andalucía anunciaba que traerían módulos prefabricados para que no volviera a repetirse la situación. Ahora, la Subdelegación del Gobierno en Granada aclara que las tiendas inundadas no han sido ocupadas por inmigrantes, mientras han estado en esas malas condiciones, y confirma que los módulos llegarán en un periodo muy breve.