Una familia de Motril inicia una campaña de recogida de fondos para operar a su hija de 15 meses

La pequeña Jimena Estévez, de quince meses en una imagen cedida por su madre. / IDEAL

Se han movilizado para conseguir los 10.000 euros que cuesta una intervención en la sanidad privada para la pequeña Jimena, que nació con labio leporino

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

«Por ti hasta el fin de mundo». El estado de whatsapp de la joven motrileña Dna Heredia Carmona es toda una declaración de intenciones. Divi, como la conocen en Motril, su ciudad, ha iniciado una campaña de recogida de fondos para poder financiar la operación en la sanidad privada de su pequeña Jimena, de 15 meses, que nació con labio leporino.

Cuando tenía seis meses, a Jimena le practicaron una primera intervención en el Servicio Andaluz de Salud que mejoró por completo la calidad de vida de la pequeña -que hasta entonces había tenido que llevar un aparato en la boca- pero la madre ha consultado con un especialista de Barcelona que le ha hablado de una nueva operación que podría terminar el proceso.

«En el SAS me dicen que ya está lista y que hay que esperar a los doce años para practicarle una intervención en la que se le realizaría un injerto de sus propios huesos, pero no me quedo conforme. Contacté con otras familias que me recomendaron a un doctor en Barcelona. Tiene mucha experiencia en labio leporino y su criterio es operar ya, así la niña ni siquiera necesitaría injerto. He visto los resultados de casos que ha tratado y dije no me lo pienso, voy a por toda. No se cómo pero voy a conseguir el dinero«, relata Divi.

La intervención en la salidad privada cuesta 10.000 euros de los que la familia no dispone. Divi está ahora en paro, a la casa entra solo el sueldo de su marido y además de Jimena tienen otra niña de seis años. De ahí que a la madre se le ocurriera poner en marcha la campaña para recaudar fondos con la que se están volcando sus vecinos.

La madre está tan convencida de que con el apoyo de «la buena gente» podrá conseguir esos 10.000 euros que Jimena ya tiene fecha para la intervención: el próximo 23 de octubre.

Divina Heredia quiere dejar claro que su intención no es criticar al sistema público de salud de Andalucía. Es más, está satisfecha y agradedida de cómo han tratado a su niña en el Hospital Materno infantil de Granada pero se siente en la obligación de dar un paso más para intentar mejorar la vida de Jimena.

La pequeña con el dispositivo que tuvo que llevar hasta los seis meses y en una imagen con su madre, Divina Heredia.

«El maxilofacial del Materno de Granada no es bueno, es lo siguiente. Un excelente profesional. Pero solo hay uno y está saturado. Cada mamá es libre pero yo no quiero esperar. No me conformo. Los niños son crueles, hay bullying en los colegios y yo voy a hacer todo lo posible por que Jimena no tenga problemas por esto«, afirma Divina Heredia.

Jimena está preciosa, sana y feliz pero su encía sigue partida, su nariz está un poco «chafadita» y el defecto de nacimiento también le afecta a los dientes. Cuestiones que mejorarán con una nueva intervención según explica la madre, consciente, no obstante de que ya ha pasado lo peor.

La niña nació con una apertura en el labio y la encía superiores así como con un pequeño agujero de conexión a la nariz. Desde que tenía 14 días hasta que cumplió los seis meses, tuvo que llevar un aparato en la boca y la nariz y el tratamiento fue muy duro. «Se le hacían heridas en los mofletes», recuerda la madre. Tras la intervención, el labio ya está cerrado, pero su madre tiene grandes expectativas de mejora puestas en la segunda operación.

Y diez mil euros no van a frenarle. La familia ha colocado huchas por varios negocios de Motril y está vendiendo papeletas para distintas cestas regalo donadas por comercio. Ahora están rifando un carro de la compra y una cesta de productos de peluquería. También han abierto una cuenta bancaria para recoger aportaciones (ES88 2100 2489 3801 1081 5849). «Cualquier ayuda, por pequeña que sea, va sumando», anima la madre.

Divina, además, ha echado mano de sus amigos. Y entre ellos tiene la suerte de contar con los hermanos de la Jacoba, David, cantaor y Carlos, guitarrista flamenco, dos motrileños que están triunfando y tienen gran proyección en el panorama flamenco actual.

«Son muy buena gente, enseguida se ofrecieron para colaborar. Me está emocionando muchísimo cómo se está volcando la gente», señala emocionada. También el Ayuntamiento de Motril se ha sumado a la causa y va a ceder el Centro de Desarrollo Turístico para el concierto benéfico de los hermanos De la Jacoba, que será el 25 de mayo. El concierto tendrá fila cero para los que no puedan asistir pero quieran ayudar.

«Me he tirado al toro con todas las consecuencias pero hay mucha gente buena. Lo vamos a conseguir«, asegura esperanzada.