«Me dijo que iba a echar de menos sentir a su hija tocarle las manos»

El juicio por la explosión en la fábrica Ron Montero continúa hoy/JAVIER MARTÍN
El juicio por la explosión en la fábrica Ron Montero continúa hoy / JAVIER MARTÍN

Uno de los testigos del juicio de Ron Montero de ayer fue el psicólogo que analizó las secuelas que le quedaron a Miguel Lorenzo tras el siniestro en el que se quemó el 60% de su cuerpo

REBECA ALCÁNTARAMOTRIL

«Me dijo que iba a echar de menos sentir a su hija tocarle la mano». Esta fue una de las afirmaciones que hizo ayer uno de los testigos de la segunda sesión del juicio por la explosión que se produjo en la fábrica de Ron Montero en julio de 2014. Se trata del psicólogo que se encargó del la evaluación psicológica de Miguel Lorenzo, una de las tres víctimas del accidente, después de que se produjera el siniestro. El testigo aseguró que las secuelas del herido, que se quemó el 60% de su cuerpo, fueron importantes. Precisó que presentaba un trastorno de ansiedad y que tenía miedo a que pudieran hacerle daño. Aseguró que antes del accidente, el hombre no tenía ninguna patología de base.

El psicólogo, que era uno de los testigos de la acusación particular, afirmó que un hecho de estas características afecta de forma importante a la vida normal de una persona en todos los sentidos. Señaló, asimismo, Miguel tenía que tomar medicación después de lo ocurrido y que un hecho traumático de este tipo provoca que la persona pueda desarrollar una percepción particular de la realidad, además de generar una sensación de hipervigilancia.

En la sesión de ayer, la segunda del juicio, estaban citados gran parte de los testigos cuyos testimonios serán claves en el proceso. Hay que recordar que el accidente laboral se registró en julio de hace cuatro años y que se saldó con tres trabajadores heridos graves, uno de los cuales falleció días después del siniestro en el hospital.

También acudió como testigo de la acusación uno de los peritos médicos que se encargó de describir, en respuesta a preguntas de los abogados, las secuelas físicas que le quedan a Miguel Lorenzo tras el siniestro. Unas secuelas que en el informe que él redactó calificó de muy graves, tanto por el dolor crónico que sufrirá el hombre toda su vida, como por las consecuencias a nivel estético, con una alteración física que el facultativo calificó como «importantísima». Consideró además que perjuicio moral de la víctima es importante y que quedaba incapacitado para el desarrollo de cualquier trabajo. Apuntó, asimismo, que el hombre tiene ahora una dependencia de la cirugía plástica y la dermatología.

Los abogados de la defensa trataron de desmontar los argumentos del médico en lo relativo al nivel de calificación tanto del daño estético como de la incapacidad para trabajar, dos de los puntos claves para el cálculo de la indemnización que recibe la víctima tras el siniestro.

Por la sala pasaron también dos de los policías que se encargaron de la investigación posterior al suceso y que precisaron cuáles fueron las conclusiones tras analizar el lugar de los hechos. Ambos coincidieron en que la causa más plausible para explicar la explosión fue el hecho de que se acercara un foco alógeno al a zona de los depósitos. Indicaron que la mezcla de los gases del alcohol con el aire provocaba un riesgo y que este foco, colocado cerca del tanque, fue lo que hizo que explotara. Poco más pudieron añadir los dos agentes, que insistieron que su labor se ceñía sólo a este análisis de los hechos.

Dos peritos especialistas en riesgos laborales- uno de ellos trabaja actualmente para la empresa- también prestaron ayer declaración. En sus testimonios analizaron loas cuestiones técnicas relativas al plan de riesgos existente antes de que se produjera el siniestro con conclusiones, eso sí, muy distintas sobre la responsabilidad que pudo tener la persona encargada de la evaluación de estos riesgos, que es uno de los que se sienta en el banquillo de los acusados.

El juicio continuará hoy con otros dos testigos previstos. Además, no se descarta que también en esta jornada puedan escucharse las conclusiones, aunque inicialmente había una última sesión programada para este viernes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos