El decálogo definitivo para cuidar las playas de la Costa Tropical

Los usuarios de las playas de la Costa Tropical pueden respetar este decálogo para estar a gusto en estas jornadas veraniegas. /JAVIER MARTÍN
Los usuarios de las playas de la Costa Tropical pueden respetar este decálogo para estar a gusto en estas jornadas veraniegas. / JAVIER MARTÍN

Motril quiere mejorar la seguridad en sus playas, tener más conexiones de autobús, una recogida más de basura y servicios todo el año para romper la estacionalidad

Laura Ubago
LAURA UBAGOMotril

Las ordenanzas de playas son farragosas. Algunas tienen cientos de puntos y se paran en detalles nimios como no usar sombrillas de propaganda. Por eso, la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical junto con el nuevo teniente de alcalde de Turismo –empresario de playas y conocedor del sector– se han puesto a redactar un decálogo sencillo, que garantice el cuidado de la playa y la convivencia entre bañistas. Se trata de las diez medidas definitivas para que el ambiente en las playas sea agradable y estén bien conservadas.

Se trata de diez buenas prácticas en las playas, «para que entre todos podamos concienciar a empresarios, trabajadores, vecinos y visitantes. De qué nos sirve poner en marcha mil medidas si no hay colaboración ciudadana a la hora de cuidar las playas», expresaron Francisco Trujillo, presidente de los chiringuiteros y José Lemos, teniente de alcalde de Turismo y Desarrollo del Litoral de Motril.

Este decálogo plantea medidas como el sacar la basura a la hora establecida y en bolsas «perfectamente» cerradas y esto atañe tanto a bañistas como a los responsables de los negocios de la playa. Las bolsas se depositarán en el interior de los contenedores, «en lugar de dejarlas en el suelo».

También plantean que no se tiren colillas a la arena ni al agua, y para eso están ideando un dispensador de ceniceros en los chiringuitos para que se los puedan llevar a la arena y después devolverlos.

Además quieren que tanto los chiringuitos como los bañistas limiten el consumo de plástico y tengan un lugar donde reciclarlos.

También piden estas normas básicas que se respete el mobiliario urbano, seguir las indicaciones de los socorristas y las banderas y ser respetuosos con el resto de usuarios, por ejemplo, con los aparatos de música o la presencia de mascotas en playas que no son para perros.

Para el cuidado del mobiliario urbano, los chiringuiteros quieren plantear a los ayuntamientos que habiliten un teléfono para dar parte de los desperfectos de las playas y se puedan solventar con agilidad y premura.

En la misma línea, en la reunión entre la asociación de chiringuito de la Costa Tropical y el nuevo teniente de alcalde responsable de las playas de Motril se han planteado asuntos como el de mejorar la seguridad, estudiar los horarios del servicio de autobuses desde el centro y anejos a las playas para facilitar el acceso a los bañistas, controlar la venta ambulante, especialmente las de artículos comestibles, y en resumen, definir el modelo de playa que se quiere lograr y trabajar unidos para conseguirlo.

José Lemos ha avanzado algunos de los trabajos que se van a llevar a cabo para dejar las playas de Motril en perfecto estado para la temporada turística que acaba de comenzar, tales como el alisado de la arena de las playa con camiones especializados, trabajo que se realizará entre las siete y las diez de la mañana para no molestar a los bañistas. También se está mejorando la pintura y puesta en funcionamiento de los aseos públicos, dejando la renovación de las pasarelas y el mobiliario urbano para la próxima temporada.

Desde la asociación se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de recuperar la recogida de basuras en las playas en horario de mediodía, para evitar los malos olores provocados por el calor en los restos de pescado. El nuevo concejal de Turismo indicó al presidente de los empresarios que su pretensión para la próxima temporada es que las playas estén operativas y con todos sus servicios desde Semana Santa hasta final de septiembre, apoyando así la ruptura de la estacionalidad turística. «Este año y a la fecha en la que estamos ya poco podemos hacer en este sentido. Los servicios ya estaban definidos y aprobados pero finalizarán a finales de septiembre, aunque considero que si queremos ser competitivos a nivel turístico tenemos que apostar por tener las playas abiertas y operativas la mayor parte del año, al menos los fines de semana desde Semana Santa hasta junio y desde ahí hasta septiembre u octubre según nuestra climatología tropical», indicó Lemos.

«Desde la asociación estamos dispuestos a colaborar en todo lo que esté a nuestro alcance para que surja un Motril y una Costa Tropical de primera», apuntó Trujillo.