El Cristo yacente procesiona por primera vez solo en su trono en el Sábado Santo de Motril

El Cristo yacente ha salido a la calle con un trono renovado. /Javier Martín
El Cristo yacente ha salido a la calle con un trono renovado. / Javier Martín

La alta exigencia para los costaleros del paso de misterio ha motivado este cambio de la cofradía de La Soledad

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

El Cristo Yacente de Motril, el 'Tumbaíllo' como le llaman con cariño y devoción los motrileños, reina ya en la calle esta tarde de Sábado Santo motrileño. Y por primera vez lo hace solo. La Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santísimo Cristo Yacente se ha puesto en la calle pasadas las siete y media de esta tarde estrenando un importante cambio en el paso del Cristo, que se ha remodelado y ha reducido sus dimensiones.

Por primera vez, el tradicional paso de misterio, que además de la imagen de Jesús inerte tras su sacrificio en la cruz incluía a las figuras de la Virgen María, María Magdalena y San Juan Evangelista está procesionando tan solo con el Cristo yacente.

La alta demanda de portadores de un trono tan pesado, que necesitaba unos 70 costaleros, es el principal motivo del cambio. El pasado año lo sacaron cincuenta costaleros que quedaron exhaustos tras el recorrido. La magnitud del trono dificultaba además sobremanera las maniobras en determinadas calles e incluso el paso por la tribuna oficial. De ahí que la Cofradía, de la que es hermano mayor Reinaldo Tarragona, haya optado por reducir el trono, portado ahora por 35 costaleros.

Pero también, porque les apetecía que todo el protagonismo, la devoción y la admiración de los centenares de motrileños que se volvieron a congregar anoche en la calle recayera sobre su Cristo Yacente, tumbado sobre un manto de violetas e iris morado. «Estamos viviéndolo como mucha ilusión, es un estreno importante, a ver cómo lo recibe la gente, también tenemos costaleros nuevos», señalaba poco antes de la salida, un nervioso y entusiasmado hermano mayor.

Las imponentes imágenes del Cristo y de la Virgen de la Soledad, también portada a costal por una cuadrilla de 35 mujeres, han salido a la calle arropadas por un cortejo de más de cien personas entre nazarenos, madrinas, acólitos y representaciones. El paso de la virgen estrena llamador. Fieles a su cita con la cofradía de la que son hermanos honorarios ha estado también la Guardia Civil.