El Ayuntamiento de Almuñécar congelará el IBI en 2019

Vistas de viviendas en Almuñécar. /Javier Martín
Vistas de viviendas en Almuñécar. / Javier Martín

El gobierno llevará a pleno la rebaja del tipo impositivo para evitar una nueva subida de los recibos, mientras la oposición tacha la medida de «burla electoralista»

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

Que el Ayuntamiento de Almuñécar suba el Impuesto de Bienes Inmuebles no solo es un disgusto para los propietarios sexitanos sino también para los miles de granadinos, jiennenses o madrileños que poseen viviendas de segunda residencia en la localidad más turística de la Costa Tropical y que no ganan para sustos con la Contribución de Almuñécar desde que, en el año 2012 comenzaron a recibir los recibos en la localidad. A la subida inicial impuesta a los ayuntamientos por un decreto gubernamental se han ido sumando otras justificadas en la revisión de valores catastrales y en el plan de ajuste al que está sometido el Ayuntamiento sexitano. La oposición, que ha hecho de la subida del IBI uno de los principales caballos de batalla contra el gobierno municipal, estima en hasta un 28% el incremento acumulado del IBI desde 2012.

Pero ahora la intención del gobierno municipal de Almuñécar, presidido por Trinidad Herrera (PP) es empezar a revertir la tendencia. La próxima semana irá a pleno una propuesta para congelar el recibo del IBI mediante una revisión a la baja del tipo impositivo, de forma que se compense el aumento del valor catastral de las viviendas, el otro parámetro con el que se calcula este impuesto. El portavoz del gobierno municipal, Juan José Ruiz Joya, ha explicado a IDEAL que esta revisión a la baja del tipo impositivo pretende compensar «el catastrazo del gobierno de España, que afectará a más de 12.000 municipios en todo el país».

Según Ruiz Joya, tras la Orden publicada el pasado 29 de septiembre en el Boletín Oficial del Estado «el ayuntamiento está obligado a acatar la subida de valores catastrales».

El portavoz del gobierno de Almuñécar, achacó las subidas del IBI en el municipio a la situación «heredada de los gobiernos municipales anteriores, que dejó al consistorio en una bancarrota técnica, llegando a superar un déficit negativo a principios de 2011 de algo más de 45 millones de euros, por lo que sin más remedio hubo que hacer una política honesta y responsable, poniendo en marcha cuando llegamos al gobierno municipal un plan de ajuste para estabilizar las cuentas municipales».

«Política brillante»

Precisamente el resultado de las medidas contempladas en ese plan y la refinanciación de la deuda municipal en el último año permiten ahora proponer la bajada del IBI, según Ruiz Joya. «Hemos conseguido con el esfuerzo de todos bajar ese déficit a poco más de 9 millones, lo que nos permite, ahora sí, tomar medidas como la bajada del tipo impositivo del IBI que impida una subida de impuestos», señaló.

Ruiz Joya defendió con vehemencia la política económica del gobierno de Almuñécar. «La gestión económica de los últimos ha sido brillante, no sólo hemos disminuido en más de 30 millones de euros el déficit negativo del Consistorio, sino que hemos bajado drásticamente el periodo medio de pago a los proveedores. Cuando llegamos al gobierno, el periodo medio de pago superaba los 500 días y a día de hoy es de 62 días», subrayó.

Ruiz Joya señaló que aún no se sabe exactamente cuál será la bajada del tipo impositivo, que será proporcional a la subida de los valores catastrales, de manera que se congele el impuesto y los propietarios de viviendas de Almuñécar no tengan que soportar una nueva subida.

Una «marcha atrás» del gobierno municipal que desde el principal partido de la oposición de Almuñécar, el PA, calificaron ayer de «burla electoralista». Para el Grupo Municipal Andalucista de Almuñécar la propuesta de compensar la subida de los valores catastrales con una bajada del tipo impositivo es «un engaño».

«Una brutal subida»

«Esta propuesta de compensar la subida del 0,3% el próximo año, a falta de cinco meses de las elecciones municipales, es una burla para los vecinos, que han visto cómo, desde el año 2012, los impuestos han experimentado una brutal subida, especialmente el recibo de contribución, con un 30% acumulado», valoró el portavoz del PA, Juan Carlos Benavides.

«Subieron un 10% el tipo impositivo en 2012, que no bajaron en 2016 cuando podían haberlo hecho, a pesar de que así lo habían prometido en el programa electoral con que se presentaron a las elecciones de 2015. Aprobaron, merced al voto de una concejal tránsfuga, subidas consecutivas de los valores catastrales, del 10% en 2016, del 4% en 2017, otro 4% en 2018 y ahora del 3% en 2019. Todo ello con el voto en contra de la oposición», incidió Benavides.

La congelación de la última subida prevista, para Benavides, es una medida con «claro tufo electoralista». Y lo peor, a su juicio, es que «el fuerte incremento de la presión fiscal no ha supuesto ninguna mejora en los deficientes servicios municipales, ni un plan de inversione

 

Fotos

Vídeos