La aparición de un muñeco flotando en el mar provoca una falsa alarma en La Herradura