Un ancla de dos toneladas preside la nueva rotonda de San Cristóbal en Almuñécar

La nueva rotonda tiene una fuente muy especial y un ancla de más de dos toneladas. /JAVIER MARTÍN
La nueva rotonda tiene una fuente muy especial y un ancla de más de dos toneladas. / JAVIER MARTÍN

La fuente ha sido diseñada y ejecutada por el artista local, trabajador del Ayuntamiento, José Cabrera

Laura Ubago
LAURA UBAGOAlmuñécar

La alcaldesa de Almuñécar, Trinidad Herrera, acompañada por Eladio y David Carbonell, propietarios de Carbonell S.L. y el artista sexitano José Cabrera, inauguraron la fuente construida sobre la rotonda de San Cristóbal, junto al edificio Chinasol. Una fuente diseñada y ejecutada por José Cabrera, trabajador municipal, y que presidirá un ancla de más de 2 toneladas.

La alcaldesa agradeció a los propietarios de la empresa Carbonell S.L. «la donación del ancla al pueblo de Almuñécar» y también elogió «un gran trabajo de diseño y ejecución de la fuente, su interior y su perímetro» a cargo del artista sexitano José Cabrera, «un rincón muy bello de nuestro pueblo, que va a ser un referente artístico y que quedará para siempre para el disfrute de los almuñequeros y también sorprenderá a los que nos visitan«, dijo la alcaldesa.

Herrera expresó en un sentido discurso que esta rotonda está llena de simbología para Almuñécar y también es un homenaje al barrio de Los Marinos. «Una ciudad con tanta historia a sus espaldas, con una tradición marinera y mediterránea fuertemente arraigada y con una proyección turística indudable, debe plasmar todo eso en sus diferentes escenarios urbanos», sentenció la alcaldesa.

El ancla, fue localizada por los propietarios de Carbonell SL en los astilleros navales de Vigo y desde allí transportada en camión hasta Almuñécar por una empresa almuñequera de transportes. Pesa poco más de 2 toneladas, mide 2,65 metros de altura 1,40 metros de pala a pala de ancho y es de hierro.

Por expreso deseo de los donantes no se le ha hecho tratamiento alguno y presidirá la fuente diseñada y ejecutada por el artista almuñequero José Cabrera con la técnica Trencadís, que consiste en realizar un dibujo en obra en bruto y sobre ella ir colocando trozos de azulejos que se van encajando según las necesidades del dibujo. Es un arte bizantino que tiene su máxima expresión en el Parque Güell de Barcelona del arquitecto Antoni Gaudí, autor también de la Sagrada Familia de Barcelona.

Cabrera ha empleado 4 meses desde que diseñó su boceto y lo presentó al Ayuntamiento de Almuñécar, que dio su visto bueno sobre la marcha. El pedestal donde descansa el ancla lleva 2 escudos de Almuñécar al norte y al sur y otros 2 escudos de la Hermandad de la Virgen del Carmen de los Marinos al Este y al Oeste, realizados con la misma técnica Trencadís.