La alegre procesión del Dulce Nombre de Jesús exhibe la cantera de la Semana Santa motrileña

Los niños portan el trono y conforman el desfile de esta procesión. /Javier Martín
Los niños portan el trono y conforman el desfile de esta procesión. / Javier Martín

Por primera vez la Cofradía, donde los niños son los protagonistas, ha pasado por la carrera oficial

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

El Domingo de Resurrección ha amanecido lluvioso en Motril, sin embargo, pasadas las doce del mediodía el cielo ha dado una tregua y la procesión del Dulce Nombre de Jesús ha podido salir a la calle, acompañada por el tintineo de las campanillas, como alegre colofón a la Semana Mayor.

El sonido de las campanitas que portaban niños y mayores tocando al paso del trono del Dulce Nombre de Jesús se convierte en la mejor guía para seguir esta procesión por las calles del centro motrileño. Sobre todas las cosas la alegría marca este desfile del Domingo de Resurección, en el que el trono de un Jesús Niño portado por niños y niñas y una comitiva también integrada por pequeños es la prueba fehaciente de la buena salud de la que goza la cantera de la Semana Santa motrileña.

La Muy Antigua Archicofradía del Dulce Nombre de Jesús y Primitiva y Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Santa Vera Cruz y María Santísima del Valle ha hecho este año realidad una demanda histórica al pasar por la carrera oficial como el resto de hermandades agrupadas.

La imagen del Dulce Nombre de Jesús, con túnica de salida de encaje a la aguja y borlos de hilo de plata, ha procesionado por las calles acompañada de la Agrupación Musical Nuestra Señora del Carmen de Calahonda.