Adiós a la mancha en el mar de Salobreña

La suciedad apareció este fin de semana en la playa de Salobreña/IDEAL
La suciedad apareció este fin de semana en la playa de Salobreña / IDEAL

Los servicios de limpieza continuarán atentos por si reaparece en este o en otro punto del litoral de la Villa

IDEAL

Apareció el pasado lunes y antes del mediodía de este martes ha desaparecido. El Ayuntamiento de Salobreña ha confirmado que ya no queda ni rastro de la mancha en el agua de mar entre El Peñón y La Guardia.

La alcaldesa del municipio costero, María Eugenia Rufino, ha explicado que la mancha aparecida tras el temporal ya se ha eliminado y se han tomado las muestras pertinentes. Matiza la regidora que los servicios de limpieza continuarán atentos por si reaparece en este o en otro punto del litoral de la Villa.

Las algas o pequeños restos que se puedan encontrar se deben a que el oleaje ha removido el fondo marino.

Alarma

La voz de alarma sobre este problema la daban los propios vecinos. La asociación que representa a los residentes en la zona de la playa del municipio mostraba ayer su preocupación y acompañaba su denuncia con imágenes de la suciedad que había estado presente todo el fin de semana en la playa, y que continuaba viéndose ayer mismo. Aseguraban que no invitaba al baño a las personas que pasan el día en el litoral.

El presidente de esta asociación, José Manuel Martínez, indicó que su única pretensión denunciando esta realidad es que se adopten medidas, pero en ningún caso perjudicar la imagen de su municipio. «Sabemos que no es un problema exclusivo de Salobreña, pero es necesario que las administraciones tomen cartas en el asunto y que esta situación se ataje de una vez por todas», aseveró. Anunció que incluso hay grupos de vecinos que se han planteado buscar alguna empresa privada que tome muestras de esta suciedad para analizarlas y tratar de encontrar el origen. «Si la gente viene a la playa y se encuentra con este recibimiento, lo más probable es que se marche», indicaba este vecino, que aseguró que estos días ha sido habitual ver como los bañistas llegaban a la arena y al poco tiempo de estar allí decidían irse ante la imposibilidad de darse un chapuzón para refrescarse.