Los acantilados de Castell 'coleccionan' cientos de neumáticos sin que se puedan recoger