Lújar dice 'thank you'

Lújar dice 'thank you'

Vecinos de una colonia inglesa del municipio piden al Gobierno un reconocimiento público para dos guardias civiles que arriesgaron su vida para rescatar a una veintena de personas atrapadas en sus casas durante el incendio del pasado mes

PEDRO FEIXAS (EFE)motril

Vecinos de una colonia inglesa de Lújar (Granada) han pedido al Gobierno un reconocimiento público para dos guardias civiles, uno de ellos jubilado, que arriesgaron su vida para rescatar a una veintena de personas atrapadas en sus casas durante el incendio que arrasó el 80 % de este término municipal el pasado mes.

Este grupo de ingleses residentes en la pedanía Los Carlos de Lújar han formulado su petición a través de un escrito remitido a la Subdelegación del Gobierno y firmado por una veintena de familias.

En él narran la intervención del sargento del destacamento de Tráfico de Motril José Ramón Sánchez Holgado, del sargento ya jubilado Francisco Sampedro y de un vecino, Gonzalo Acosta.

A ellos atribuyen que el pasado 8 de julio pudieran salir con vida del virulento incendio forestal que obligó al desalojo de más de 600 vecinos, afectó al 80 % de este término municipal y arrasó unas 2.000 hectáreas de superficie, fundamentalmente de un alcornocal de gran valor ecológico, el más meridional de Europa.

Los agradecidos son una veintena de familias, en su mayoría inglesas, que llevan más de 15 años residiendo en cortijos de la zona, han comentado a Efe Roy y Josephine Patmore, portavoces de los vecinos.

En un extenso relato sobre lo ocurrido aquel día, cuando se desató el incendio, los vecinos indican que el sargento Sánchez Holgado, que estaba de servicio en las cercanías de la pedanía de Los Carlos, acudió a la zona al saber que allí residían varias familias de nacionalidad inglesa acompañado por Gonzalo Acosta, un vecino, y a ellos se sumó luego Sampedro, sargento ya jubilado.

Los tres recorrieron la zona en coche por un camino sin asfaltar y de difícil acceso mientras sorteaban las llamas a ambos lados.

A medida que iban localizando a las familias, algunas en una situación complicada, les iban facilitando la salida del barranco.

Roy y Josephine Patmore, un matrimonio inglés que lleva veinte años viviendo en la zona, dicen que la intervención del sargento Sánchez Holgado fue clave para salvar la vida de su hija y de su yerno, que estaban en el interior de la casa rodeados de llamas, de la que pudieron salir con la ayuda del guardia civil, que golpeó insistentemente las ventanas del cortijo indicándoles el camino.

Ambos fueron llevados barranco abajo por el agente jubilado hasta un lugar más seguro, mientras su compañero y el otro vecino continuaron subiendo hacía cortijos afectados ya por las llamas.

Colocando gomas de riego en vehículos estacionados en el lugar para utilizar el agua como freno y evitar que se incendiaran, golpearon puertas y ventanas de cortijos hasta que el fuego les obligó a desistir.

Narran los dos que lo más complicado fue la vuelta, que pudieron hacer gracias a la intervención de varios hidroaviones que sobrevolaban la zona muy cerca de ellos y que les abrieron el camino entre las llamas.

Los vecinos quieren que se reconozca públicamente la intervención de ambos, como la familia que ocupa el cortijo Ariza, cuya casa "ha pasado de ser blanca a rosa" por el característico color de los retardantes arrojados desde los hidroaviones.

Carol, propietaria del Cortijo del Zorro y encargada de recoger las firmas, dice que ha sido muy fácil reunirlas porque el agradecimiento hacia estas personas que "lo arriesgaron todo" para ir en su auxilio es unánime.