El último rescate en alta mar eleva a 19 los auxilios registrados ya este año

Trece de estos rescates han sido embarcaciones con inmigrantes y el resto embarcaciones de recreo

J. R. V.

La Guardia Civil rescató durante la noche del pasado domingo, día 31 de agosto, a seis personas a cuya embarcación se le rompió el motor y quedó a la deriva a una milla de la Costa frente a La Herradura.

El patrón de este barco llamó directamente al Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Motril solicitando su auxilio, ya que sobre las 21.00 horas se había quedado sin propulsión en las inmediaciones de la ensenada de La Herradura, a una milla de la Costa, y navegaba a la deriva. Que en el barco iban seis personas y estaban en serios apuros al no tener forma de regresar a puerto. La tripulación de la patrullera de la Guardia Civil dispuso un operativo de búsqueda y localización, y de forma inminente puso proa a la zona para prestar auxilio a los ocupantes de la embarcación averiada.

Sobre las 22.00 horas la Guardia Civil localizó la embarcación averiada, un barco de 5,96 metros de eslora por 2,51 de manga. Los agentes ayudaron a las seis personas a subir a bordo de la patrullera y remolcaron el barco hasta el puerto deportivo de Marina del Este en La Herradura-Almuñécar. Una vez allí desembarcaron todos, en buen estado de salud, y se les facilitó el atraque de su barco en el muelle de espera de dicha marina.

A lo largo de 2014 el Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Motril ha realizado 19 rescates en alta mar. Trece de estos rescates han sido embarcaciones con inmigrantes y el resto embarcaciones de recreo.

Pesca ilegal

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil en Granada no solo practica labores de auxilio en alta mar. Otra de sus misiones es evitar la pesca ilegal en su demarcación. El pasado mes de marzo intervinieron en dos operaciones distintas un total de 800 metros de redes ilegales de pesca localizadas en la zona de playa del Altillo, en Almuñécar, y en el litoral de Albuñol.

En el caso de la localidad sexitana, el trasmallo, estaba a unos veinte metros de la orilla de la playa del Altillo. Además, los agentes se incautaron de un bote a remos, que pertenecía al pescador furtivo. La Guardia Civil identificó al sospechoso para denunciarlo. Lo colocación de estas redes supone un peligro para eventuales bañistas.

En la otra operación, que se desarrolló en la zona de playa de Albuñol, los miembros del citado Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Granada retiraron del agua un total de tres trasmallos de unos 200 metros de longitud cada uno que también habían sido colocados por furtivos.

Los pescadores que actúan al margen de la ley suelen elegir el Levante granadino para utilizar los trasmallos, ya que encuentran un paisaje quebrado, donde predominan los acantilados y las playas tranquilas y normalmente pequeñas, con pocos servicios, pero con mucha belleza natural, y a la vez poco frecuentadas.

Los tres trasmallos carecían de la preceptiva señalización reglamentaria, que permitiese o facilitara su localización, identificación y visualización, por lo que estaban poniendo en peligro la integridad física de los bañistas.

Droga

Esta misma sección de la Guardia Civil de Motril detuvo el pasado mes de mayo a tres vecinos de Almería tras ser sorprendidos con cuatro kilos de hachís cuando viajaban en un pequeño barco de pesca a nueve millas, mar adentro, de la costa de Torrenueva.

Cuando los agentes interceptaron el barco, sobre las ocho de la mañana, uno de los tripulantes argumentó: «Venimos de pescar en Málaga y regresamos por una urgencia, un familiar se ha puesto enfermo».

Los agentes del instituto armado ya fueron avisados por el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior, SIVE, de la Guardia Civil de Málaga, que sospechó de esta embarcación, matriculada en Roquetas de Mar (Almería).