Una cooperativa de finanzas islámicas ya implantada en España estudia abrir sede en Granada

Turistas en el mirador de San Nicolás del Albaicín./ALFREDO AGUILAR
Turistas en el mirador de San Nicolás del Albaicín. / ALFREDO AGUILAR

Coophalal es un centro de estudios que pretende ser una alternativa para ahorradores e inversores tanto musulmanes como no musulmanes «bajo los principios de solidaridad y la justicia y responsabilidad social»

EFEBarcelona

La única entidad en España que ofrece servicios financieros islámicos, la cooperativa Coophalal, cuenta ya con un producto consolidado, un seguro de repatriación de cadáveres, y prepara el lanzamiento de otros dos, a la vez que está interesada en abrir sede en Granada.

Creada en 2015 en Barcelona, Coophalal, que sigue la ley islámica, es una plataforma de inversores y emprendedores que quieren seguir los principios de la economías y finanzas islámicas, por lo que no funciona, por ejemplo, con préstamos con interés, sino que aplica el principio de participación y reparto de beneficios y pérdidas.

«El dinero sólo debe servir como intermediario y no ser un fin en sí mismo. Nuestras finanzas siguen los principios de la 'sharia': están prohibidos los préstamos con intereses o vender lo que uno no tiene, que es una de las causas de las burbujas que acabaron en crisis», ha explicado a Efe Najia Lotfi, presidenta del Centro de Estudios de Investigación en Economía y Finanzas Islámicas (CEIEFI).

Este centro de estudios fue creado en 2013 para promover las finanzas islámicas en España y la formación de personal especializado, además de difundir sus principios y prácticas. Coophalal pretende ser una alternativa para ahorradores e inversores tanto musulmanes como no musulmanes que aspiran a participar en la actividad económica «bajo los principios de solidaridad y la justicia y responsabilidad social», asegura Lotfi.

A principios de este 2019, la asamblea general de la cooperativa se reunió para hacer repaso del último ejercicio, en el que, por primera vez, se han registrado beneficios, que se han repartido entre los socios en función del volumen de la aportación realizada y del tiempo que ha pasado desde que la hicieron. «Estamos satisfechos», ha asegurado esta economista y profesora universitaria de finanzas islámicas, que explica que la cooperativa ha puesto en marcha cinco proyectos de inversores que se han asociado, mientras que cuentan también con un grupo estable de ahorradores, procedentes la mayoría de diferentes rincones de España.

Dos nuevos productos

Takaful, el seguro de repatriación de cadáveres de inmigrantes que comercializa y gestiona la cooperativa, cuenta con una demanda consolidada tanto de residentes en España, la mayoría, como del extranjero, y ha empezado a generar un excedente que, de momento, se destina a un fondo de reserva.

La cooperativa planea ahora dar un paso adelante y lanzar dos nuevos productos financieros, uno en el ámbito de la salud y otro, en el de la educación. Pese a la buena evolución de su actividad, sus impulsores quieren esperar a consolidarla antes de crecer fuera de Cataluña, después de haber detectado interés por abrir una delegación en Madrid y en Granada.

Las finanzas islámicas, que empiezan a crear bancos islámicos en 1975, se han ido extendiendo con el paso de los años por todo el mundo y ahora representan ya entre el 2 y el 5 % del sistema financiero internacional. La principal particularidad de estas finanzas es su rechazo a los intereses elevados, los riesgos y la especulación, así como a los negocios contrarios a la 'sharia' (prostitución, apuestas o alcohol).

Los países del Golfo y Malasia concentran la gran parte de los activos islámicos, aunque el Reino Unido, en Europa, ha adaptado su legislación para intentar atraer liquidez y convertirse en el centro de referencia de estas finanzas fuera de su región de origen.

Según el último estudio sobre este tipo de finanzas, que data de 2017, España, donde viven dos millones de musulmanes, se sitúa en el puesto 104 sobre un total de 124 en desarrollo de esta economía.

La gran mayoría de las iniciativas que se llevan a cabo en este ámbito están en el campo de la divulgación, a través de publicaciones y de la organización de eventos y conferencias, como el que se celebró hace unos días en Barcelona, el III Congreso de Finanzas Islámicas de Barcelona.