Los comerciantes de plaza de la Trinidad están molestos por la falta de eficacia de los mecanismos para espantar a estos pájaros