Los comerciantes de plaza de la Trinidad están molestos por la falta de eficacia de los mecanismos para espantar a estos pájaros

«No hay día que no vuelva a mi casa con tres cagadas de estornino encima»