Cincuenta plazas más para dar cobijo a menores inmigrantes

Centro de primera acogida para menores inmigrantes Ángel Ganivet./GUSTAVO MORALES
Centro de primera acogida para menores inmigrantes Ángel Ganivet. / GUSTAVO MORALES

La masiva llegada de pateras y de polizones en los barcos que comunican con Marruecos ha desbordado a los centros de acogida

J. R. V.GRANADA

La Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta habilitará cincuenta plazas más, con carácter de emergencia, para el acogimiento de menores extranjeros no acompañados en Granada.

La ampliación, que estará vigente hasta el 31 de marzo de 2018 y supondrá un gasto de 1,37 millones de euros si se tiene en cuenta otras 150 plazas más que se repartirán entre Almería, Huelva y Cádiz, viene motivada por la creciente afluencia de estos menores a las costas andaluzas, con un total de 2.207 en lo que va de año y un acusado repunte durante el verano.

Esto obliga a reforzar los Centros de Acogida Inmediata de las cuatro provincias más afectadas, entre ellas Granada, para poder atender las necesidades básicas de alimentación, cuidados y alojamiento. Las contrataciones se realizan con las entidades Engloba, Fundación Samu y Anide, todas ellas con personal especializado en intervenciones con menores extranjeros no acompañados.

Además de la ampliación de plazas, la Junta ha activado un plan especial para acoger a los menores y ha hecho un llamamiento a las autoridades europeas, a través del Gobierno de España, para que se tengan en cuenta las necesidades de Andalucía como región de entrada de la inmigración.

IDEAL informó el pasado domingo de las dificultades que están encontrando los educadores de estos establecimientos para trabajar con estos menores inmigrantes no acompañados. De hecho, desde el pasado mes de julio hasta la fecha se han presentado más de setenta denuncias por la desaparición de menores de estos centros. Por lo general, cambian con bastante frecuencia de ciudad y centros.

Los educadores advierten de que estos adolescentes llegan con serios problemas de salud mental y con adicciones. Por ello solicitan su ingreso en centros más específicos para el tratamiento y recuperación de sus patologías.

Muchos de estos menores, cuando abandonan sus centros de acogida, suelen sobrevivir en la calle con los problemas que ello conlleva como la comisión de actos delictivos, bastante frecuentes entre estos menores cuando están en la calle sin ningún control.