Los dos macroproyectos para Los Cármenes que se cuelan en campaña

Los dos macroproyectos para Los Cármenes que se cuelan en campaña
Carlos Javier Valdemoros

PP y PSOE coinciden en la necesidad de reordenar la parcela, aunque apuestan por modelos distintos

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZ

Como un parque temático del deporte o como la nueva puerta de Sierra Nevada. Así ven socialistas y populares el futuro de la parcela de Los Cármenes, que se ha colado estas semanas en el debate previo a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. Ambos partidos coinciden en la voluntad de modificar una de las parcelas con mayor potencial de la ciudad, aunque sus modelos difieren en cuestiones básicas.

El uso de la parcela es uno de los puntos calientes. El Partido Popular, que fue el primero en hacer pública su propuesta, apuesta principalmente por un proyecto que conjuga la movilidad con el ocio. La 'Manzana Ciudad del Deporte', nombre con el que se conoce la idea, una de las medidas para la 'Gran Granada' que propone Sebastián Pérez, se plantea como la primera parada del teleférico, la línea con la que los populares quieren resolver el problema en los accesos que actualmente padece Sierra Nevada. El plan pasa por construir un gran 'envoltorio' de 72.750 metros cuadrados de los que 5.000 estarían dedicados al intercambiador de transporte.

La propuesta de los populares incluye también 8.000 metros cuadrados dedicados a gimnasios, piscinas, fitness y pistas de padel cubiertas, así como 9.900 metros cuadrados enfocados en el comercio deportivo, el entretenimiento y la clínica e investigación. A esto se sumarían otros 21.800 metros cuadrados que requerirían los usos comerciales, hoteleros y de oficina con los que la candidatura de Sebastián Pérez quiere completar la zona.

Los populares proponen una iniciativa público-privada ligada a la movilidad, mientras que el equipo de gobierno se centra en el ocio deportivo con el Granada como único socio inversor

Por su parte, los socialistas plantean una reordenación centrada específicamente en el ocio deportivo. En su proyecto, denominado 'Granada Sport Park', están previstos un cine con sillones movibles de casi 3.000 metros cuadrados y una pista de carreras que rodee el estadio con una superficie superior a los 2.000 metros cuadrados. A eso se suman un 'fitness park' de 500 metros cuadrados, un 'skatepark' de 1.400, un gimnasio de 3.200, una clínica deportiva de 910 y un museo deportivo, incorporado al estadio de fútbol, que alcanzaría los 1.670 metros cuadrados.

Otro de los puntos calientes es el espacio dedicado al aparcamiento. La falta de plazas de parking es uno de los problemas detectados en la zona, por lo que ambos proyectos plantean soluciones en este sentido. En el caso de los populares, la propuesta contempla un único parking subterráneo de dos plantas con una superficie total de 36.700 metros cuadrados. Esto permitiría alojar a más de 2.000 vehículos en total, 1.100 en cada uno de los niveles.

Por su parte, 'Granada Sport Park' propone dos volúmenes de aparcamientos subterráneos diferenciados, situados en el triángulo exterior de la parcela y en el entorno del Palacio de Deportes. En el primero de los espacios se contemplan dos plantas 9465 metros cuadrados cada una, una superficie que permitiría alojar un total de 668 vehículos. En el segundo de los volúmenes, que tendría un único nivel de casi 13.000 metros cuadrados, se alcanzarían las 353 plazas de aparcamiento.

Una de las parcelas con mayor potencial de la capital nazarí

Enclavada en el Zaidín, uno de los barrios más populosos de Granada, la parcela de Los Cármenes es una de las zonas con mayor potencial de la ciudad. Actualmente está ocupada por el estadio de fútbol, con una superficie de 14.200 metros cuadrados, y el pabellón de baloncesto, que ocupa 13.700. Sin embargo, el Plan General de Ordenación Urbana en vigor permite ampliar los usos hasta alcanzar los 72.750 metros cuadrados. A esa eventual capacidad se suma la importancia que ha adquirido el área gracias a la presencia de los dos clubes más prestigiosos de la capital nazarí, el Granada C.F. y el Fundación C.B. Granada, que disputan sus partidos en las instalaciones deportivas. También hay que tener en cuenta que el Palacio de Deportes es escenario de numerosas actividades culturales, lo que convierte a la parcela en un auténtico imán para granadinos y turistas.

Menos diferencias se encuentran en la remodelación del Nuevo Los Cármenes, algo que proponen ambos partidos. Tanto uno como otro proyecto contemplan una renovación de las instalaciones y la finalización del segundo anillo con la construcción de las esquinas. La propuesta municipal, por ahora, no explicita el aforo final del estadio, pero la de los populares sí. La 'Manzana Ciudad del Deporte' supondría un incremento de 3.030 asientos más a los 19.336 que actualmente posee el campo.

Presupuesto y financiación

Las mayores diferencias se encuentran en el presupuesto final de las obras. La reordenación planteada por el PP contempla una inversión de 30 millones de euros en los aparcamientos, 17 en la parte de uso deportivo y 20 en las zonas comerciales. Poner en marcha el proyecto supondría, en total, unos 67 millones de euros.

Las cifras que, por su parte, maneja el equipo de gobierno son menores. Aunque no están detalladas aún, el proyecto 'Granada Sport Park' contempla una inversión final superior a los 24 millones de euros.

Ambas cantidades, los 67 millones que propone el PP y los 24 que plantea el PSOE, se lograrían de manera diferente. En el caso de los populares, se trata de un modelo de financiación público-privado en el que Gegsa, empresa municipal dedicada a la gestión de eventos, tendría un importante papel. Desde la candidatura de Sebastián Pérez se traslada que la operación requeriría una asistencia del sector privado, que se formularía mediante un concurso abierto.

Por su parte, la fórmula planteada por el equipo de gobierno se apoya principalmente en el sector privado y contaría con un único socio inversor, el Granada C.F. El club afrontaría el proyecto a través de un modelo de concesión de larga duración que dejaría atrás el actual convenio, que tiene un carácter anual.