El camión con más de dos millones de kilómetros que lleva la Alhambra por toda Europa

El camión Scania 164L con la aerografía de la Alhambra./BRAULIO NÚÑEZ
El camión Scania 164L con la aerografía de la Alhambra. / BRAULIO NÚÑEZ

Francisco Javier López y Braulio Núñez, dos transportistas catalanes, han conducido su Scania con el monumento nazarí aerografiado por decenas de países

Diego Callejón
DIEGO CALLEJÓNGRANADA

Más de dos millones de kilómetros y más de dos decenas de países. Con este currículum bien podríamos estar hablando de un aventurero al estilo de Willy Fog, pero el protagonista de esta historia es ni más de menos que un camión que ha hecho de embajador de Granada durante dieciséis años. Desde que entrara en circulación en 2003, el Scania 164L de Francisco Javier López y Braulio Núñez, dos transportistas catalanes, ha recorrido toda Europa con una aerografía que muestra la belleza de la Alhambra.

Hace unas semanas, la web 'Solo Camión' se hizo eco de la curiosa decoración del vehículo de Francisco Javier López, el primer propietario de una pieza con mucha historia. Tal y como explica el transportista de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), compró su Scania en el año 2003 a medias con Emilio González, un camionero de El Padul. «Como mi socio era de Granada, decidimos pintar la Alhambra en el camión para homenajear a su provincia», explica Francisco Javier.

Según López, la pintura, una aerografía realizada en ambos laterales del camión que muestra la Alhambra, a dos mujeres y unas letras japonesas, fue realizada por Flora Biosca, una mujer de Barcelona que se dedicaba a pintar camiones y que falleció recientemente. «Mi socio y yo le dijimos que queríamos que incluyera la Alhambra y ella diseñó el dibujo», narra el transportista catalán.

Un camión a ocho manos

Aunque el vehículo fue comprado en un inicio por el granadino Emilio González y el catalán Francisco Javier López, el primero dejó el negocio un par de años después de adquirir el 'camión de la Alhambra', pasando su propiedad a ser del segundo al cien por cien en torno al año 2005.

«Debe haber fotos y vídeos del camión por toda Europa, porque siempre que parábamos en una estación con él la gente se agolpaba para inmortalizarlo» Braulio Núñez (transportista)

Tras pasar el volante por esas cuatro manos, unos meses más tarde se sumaron cuatro más cuando Braulio Núñez y su mujer comenzaron a trabajar también con el citado vehículo. Tal y como cuenta Braulio, el actual propietario del camión, se trata de «un modelo muy especial que siempre ha llamado la atención de cuantos se cruzaban con él».

«Yo estuve conduciendo el camión con mi mujer durante doce años, aunque realmente pertenecía a Francisco. Hace unos meses, me dijo que lo vendía y no dudé ni un momento en comprarlo, porque le tengo un gran cariño y me parece un vehículo precioso», explica Braulio.

Rodando por Europa

Bajo la conducción de Francisco, Emilio, Braulio y su mujer, el 'camión de la Alhambra' ha recorrido dos millones y medio de kilómetros alrededor de toda Europa. Según cuentan sus propietarios, el vehículo ha estado en toda la geografía española y en más de dos decenas de países como Francia, Bélgica, Suecia, Alemania o Noruega.

«A la gente siempre le ha llamado la atención este camión. Allá por donde pasáramos con él todos nos preguntaban. Algunos reconocían la Alhambra y otros no, y les explicábamos dónde estaba el monumento y por qué era importante», cuenta Braulio. Del mismo modo, el transportista de Llinars del Vallés asegura que «tiene que haber fotos y vídeos del camión por toda Europa», ya que «cada vez que parábamos en una estación de descanso como la de Mulhouse, en Francia, la gente se agolpaba su alrededor para inmortalizarlo».

«El camión está impecable a día de hoy, para llevarlo a Alemania sin problema, pero las nuevas legislaciones anti-contaminación suponen un problema y prefiero conservarlo como si fuera una pieza de museo» Braulio Núñez (transportista)

En la actualidad, Braulio, el actual propietario, asegura que el Scania granadino está «recién jubilado», ya que considera que «se ha ganado un buen descanso» tras los más de dos millones de kilómetros recorridos. «En realidad el camión está para circular. Es un Scania de ocho cilindros, lo más duro que existe, y se le ha cuidado mucho, como a un niño pequeño. A día de hoy está impecable, para llevarlo a Alemania sin problema, porque tiene un puñado de extras como volante y salpicadero de madera, tapizado interior y mejoras de mecánica. Sin embargo, por problemas con las legislaciones anti-contaminación de los países y empresas de transporte, es difícil usarlo para el trabajo. Está mejor en la jubilación», detalla el transportista. «Aún conservo el camión y lo voy a tener siempre, porque le tengo mucho cariño. Está guardado en mi garaje junto al resto de camiones que tengo. Es casi una pieza de museo», sentencia Braulio.