El Ayuntamiento proyecta aumentar en mil plazas las zonas de aparcamiento azul y verde

El Ayuntamiento proyecta aumentar en mil plazas las zonas de aparcamiento azul y verdeGráfico

Las calles Primavera y Agustín Lara, la avenida Pablo Picasso, la carretera de la Sierra y el barrio de los Pajaritos son los más afectados por los cambios

ANTONIO SÁNCHEZ

El Ayuntamiento de Granada aumentará en los próximos meses en casi mil plazas las zonas de aparcamiento azul y verde de la ciudad. El nuevo contrato de concesión del servicio publico de los estacionamientos limitados, cuyo proceso de adjudicación se encuentra abierto, plantea que hasta seis zonas de la capital en las que ahora mismo se puede estacionar sin ningún tipo de restricción se conviertan en puntos en los que habrá que pagar por dejar el coche. Los barrios afectados son Doctores, Pajaritos, Zaidín y Carretera de la Sierra, así como la calle Arabial y el paseo Carmen de los Mártires.

Las principales transformaciones que plantea el nuevo contrato de explotación, que se adjudicará para los próximos cinco años, se producen en Pajaritos y Zaidín. En el entorno de la estación de ferrocarril, el Ayuntamiento de Granada planea que las calles Mirlo, Faisán, Tórtola, Cisne y Halcón contengan plazas de zona azul. Entre estas cinco calles sumarán 201 plazas de aparcamiento –14 de ellas serán de carga y descarga durante la mayor parte del día– que dejarán de ser blancas.

En el Zaidín también se experimentará un cambio importante, ya que serán 481 espacios de aparcamiento los que dejarán de ser blancos. Se limitará el estacionamiento en las calles Agustín Lara y Andrés Segovia y la avenida Pablo Picasso, pero el punto más afectado será la calle Primavera en la que la actualmente existen 284 plazas para vehículos sin restricción en las que dentro de poco habrá que pagar por dejar el coche.

Las restricciones para estos dos barrios de la ciudad serán las mismas que el resto de zonas azules de Granada, debiendo pagar por permanecer en ellas por las mañanas –de lunes a sábado de 09.00 a 14.00– y por las tardes –de lunes a viernes de 16.30 a 20.30–. En este proyecto, la zona de la ciudad que contará con un régimen de estacionamiento particular será el paseo del Carmen de los Mártires. En él se podrán pagar hasta cinco horas de estacionamiento sin necesidad de volver al coche, pero el aparcamiento estará regulado durante todos los días del año, de 09.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas. En este punto de Granada se convertirán en verdes las 35 plazas del paseo del Carmen de los Mártires.

IU censura el «afán recaudatorio» del equipo de gobierno

El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura, criticó el «afán recaudatorio» del equipo de gobierno en el proyecto de ampliación de las zonas de estacionamiento regulado. Su partido presentará una iniciativa en el pleno de la próxima semana en la que se pedirá una modificación de la ordenanza de estacionamiento limitado ya que entiende que genera «inseguridad jurídica» a los 65 trabajadores de la empresa concesionaria.

Francisco Puentedura también censuró que el nuevo pliego de condiciones «poco tiene que ver» con el espíritu del aparcamiento de rotación. «La única intención es recaudar y es una fórmula para hacer caja exponiendo a los controladores», explica el portavoz municipal de la formación de izquierdas.

Otra de las solicitudes realizadas por este grupo político es que la labor de un controlador de los aparcamientos vigilados «sea exclusivamente la de controlar la zona. Una vez que la notificación de la sanción tiene que pasar a una multa no tienen que presentarla ellos, sino un agente de la Policía Local».

Otras dos vías cuyos aparcamientos dejarán de ser gratuitos serán Arabial y carretera de la Sierra. En la primera calle, paralela a Camino de Ronda, se transformarán en azules 131 plazas de aparcamiento, de las cuales 14 serán de carga y descarga. En la segunda pasarán a ser verdes hasta 113 plazas de aparcamiento. Aparte, también se incorporarán al club ‘azul’ de la ciudad las vías Doctor Marañón y Doctor Fermín Garrido, ambas del barrio Doctores. Entre ambas calles suman 78 plazas de aparcamiento, cuatro de ellas destinadas durante parte del día a la carga y descarga.

Con la puesta en marcha de este contrato, el Ayuntamiento de Granada extiende por los barrios el estacionamiento regulado. Los técnicos municipales exponen en la justificación del contrato que la escasez de suelo en la capital con destino a aparcamiento y el aumento del parque automovilístico en los últimos años «postulan la necesidad de regular el servicio público municipal de estacionamiento de vehículos en la vía pública con el fin de conseguir la satisfacción del interés público mediante una distribución racional y equitativa de los estacionamientos entre todos los usuarios».

El Consistorio añade que la puesta en marcha de este servicio con la nueva empresa concesionaria obligará a la implantación de los cambios previstos –instalación de los nuevos parquímetros, equipamiento necesario para la regulación y gestión del servicio de vigilancia y control de los estacionamientos limitados– en un plazo máximo de un mes a partir de la firma del contrato». Esta rúbrica todavía no se ha producido y en la página web de contratación del Ayuntamiento de Granada se detalla que el último paso que se ha dado en el proceso de adjudicación ha sido la apertura de los sobres de las ofertas presentadas por hasta cinco empresas.

Un paso más

El Ayuntamiento de Granada considera que este nuevo contrato de explotación de la zona de estacionamiento regulado supondrá una «mejora importante en la gestión» y un «salto para entrar en la era digital». La concejala de Movilidad, Raquel Ruz, argumenta que el incremento de las plazas de zona azul y verde surge del Observatorio de la Movilidad y está consensuado con vecinos y comerciantes de zonas de expansión de la ciudad que habían solicitado al Consistorio aumentar la rotación de vehículos y, de paso, controlar los puntos de carga y descarga.

El área de Movilidad destaca también que el nuevo modelo de gestión de las zonas rojas, azules y verdes de la capital permitirá además crear convenios de colaboración con comercios de los barrios para que éstos puedan bonificar el pago del aparcamiento si se compra en sus establecimientos. Además, estas nuevas zonas contarán con puntos específicos de recarga de vehículos eléctricos. El Ayuntamiento de Granada tampoco descarta reducir el número de plazas de aparcamiento vigilado, pero ello implicaría una reducción del canon que anualmente tendría que pagar la empresa que finalmente resulte concesionaria, cifrado en 3,2 millones.

Fotos

Vídeos