El Ayuntamiento pospone la aprobación de las nuevas líneas de bus una semana más

El Ayuntamiento pospone la aprobación de las nuevas líneas de bus una semana más

A. S.GRANADA

El área de Movilidad del Ayuntamiento de Granada retiró el pasado viernes el punto 28 de la Junta de Gobierno Local en el que estaba previsto que se aprobara la reordenación de autobuses que entrará en funcionamiento, según siguen insistiendo fuentes municipales, «el próximo 15 de julio». El citado expediente, que fue reclamado por los grupos políticos de la oposición, será el que detalle de forma oficial qué y cómo cambia en las líneas de autobús y concretará la frecuencia de paso de cada línea. Aunque el equipo de gobierno no detalló por qué se retiró el expediente del orden del día de la Junta de Gobierno Local, cuando sólo restan quince días para la puesta en servicio del nuevo modelo de transporte público, fuentes municipales explicaron a IDEAL que todavía quedan cuestiones por concretar como cerrar al detalle los números económicos de la reordenación; la ubicación exacta de algunas paradas; o quien va a gestionar la línea C32 -que unirá la Alhambra y el Albaicín-, si la Rober de forma directa o la subcontrata Alhambra Bus.

Con la retirada de este expediente, el área de Movilidad se inserta en el mes de julio sin haber aterrizado la reordenación de las líneas de autobús de forma oficial. En el caso de que cumpla el plazo dado esta misma semana por el alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, sólo pasará una semana entre la aprobación de las líneas y su puesta en servicio y, por tanto, la campaña informativa para explicar los cambios en más de una decena de líneas durará, en el mejor de los casos, nueve días. El escenario de que se posponga la puesta en servicio a finales de mes o agosto no se contempla hasta el momento por el equipo de gobierno.

Críticas

Los grupos de la oposición siguen recelando de la fecha dada por Cuenca y ven complicado que los nuevos autobuses vayan a estar circulando en dos semanas. María Francés (PP), concejala de Movilidad entre 2015 y 2016, desconfía además del criterio que el área de Movilidad está siguiendo para llevar a cabo esta reordenación y pasado viernes insistió en que existen distritos como Genil que se quedan «abandonados» con las modificaciones e incidió en que la concejala de Movilidad, Raquel Ruz, debería tener en cuenta que existe un cambio en el transporte que se realizó en 2014 y que está «estabilizado».

En esta cuestión el PSOE vuelve a tener a toda la oposición, de izquierda a derecha, en su contra y el portavoz de Cs, Manuel Olivares, ha sido uno de los más críticos durante estos últimos meses con la reordenación que el área de Movilidad pretende sacar adelante. Para el número uno de Cs en el Ayuntamiento, «no existen estudios medioambientales que respalden el cambio» y tampoco se cumple «con el plan de ajuste, respondiendo únicamente al deseo de acabar con la LAC por estar asociada al PP».

Francisco Puentedura (IU) también es especialmente crítico con esta reordenación y explicó que los cambios en las líneas de autobús «son un fraude» y forman parte de un proceso «poco transparente» que se pone en marcha con la excusa de «reducir kilómetros del transporte público». Puentedura exigió un proceso «participativo» con los colectivos de la ciudad para que no dé la sensación de que esta reordenación persigue «modificar intervalos de paso para aumentarlos de forma sustancial».