El Ayuntamiento habla de «normalidad» en la primera mañana de las nuevas líneas de autobús

El Ayuntamiento habla de «normalidad» en la primera mañana de las nuevas líneas de autobús
RAMÓN L. PÉREZ / PEPE MARÍN

Señala como único incidente el fallo informático en las validadoras de la nueva línea 4

Javier Morales
JAVIER MORALESGRANADA

La capital ha estrenado en la mañana de este lunes los nuevos itinerarios de los autobuses urbanos. La desaparición de la Línea de Alta Capacidad (LAC), ahora llamada SN4 y extendida hasta el Parque Tecnológico de la Salud y la rotonda del Timbre, es la principal novedad del nuevo plano de autobuses. Además, vuelven las circulares 11 y 21, que unen Gran Vía y Camino de Ronda. La concejala de Movilidad, Raquel Ruz, habla de «normalidad» en el primer día de funcionamiento.

La única nota negativa, trasladan desde el Ayuntamiento, es el fallo informático detectado en las validadoras externas de la línea 4. Afecta sólo a los sensores ubicados en el exterior de las paradas de la antigua Línea de Alta Capacidad (desde el Humilladero hasta Villarejo). En estas marquesinas sólo es posible pagar en las máquinas de mayor tamaño ubicadas en la parada. En las nuevas paradas de la línea 4 se puede recargar y 'picar' el bonobús en el interior del vehículo. Movilidad atribuye el problema a un error de configuración y asegura que quedará subsanado en las próximas horas.

Las pantallas de las validadoras, y algunas notas colocadas por los propios trabajadores de Rober advierten del problema. Son 25 los empleados que desde las seis de la madrugada (cuando han empezado a funcionar los autobuses) han rotado por las paradas para advertir a los viajeros de los cambios. No obstante, la mayor parte de las quejas se ha concentrado en paradas por las que ya no pasa la LAC, como las ubicadas junto a avenida de América o bajo el Palacio de Congresos. En ellas, unas pegatinas amarillas advertían del cambio de líneas y paradas. También se ha dejado ver por la calle Rector Marín Ocete algún viajero que desconocía que esas paradas se han trasladado al Triunfo.

Los informadores se mantendrán durante los primeros días de funcionamiento del nuevo plano de autobuses. En las paradas, los antiguos mapas de la ciudad han dado paso a los 'termómetros': esquemas de las líneas que hacen escala en esa marquesina con todas las paradas por las que pasan, algo que también ha generado quejas entre los usuarios que querían ubicar en el mapa las paradas más cercanas a puntos concretos de la ciudad.

Por el momento, no se han pintado los dos nuevos carriles bus previstos frente al antiguo hospital de la Salud y en la avenida de Andalucía, en paralelo a la sede de la Diputación de Granada. Tampoco se han trasladado tres de las validadoras externas de la LAC a sus nuevas ubicaciones. Movilidad sí ha acometido las obras para facilitar el paso de los autobuses de la línea 4 (los azules de la antigua LAC con el refuerzo de algunos rojos articulados) tanto en el hospital del PTS como en la rotonda de la antigua carretera de Málaga.

Desajustes en las frecuencias

Como ha podido comprobar IDEAL, algunas de las líneas han sufrido problemas de frecuencia de paso. Por ejemplo, al filo de las nueve de la mañana dos autobuses de la línea 4 circulaban juntos por la avenida de Dílar en sentido avenida de América. A media mañana en la Gran Vía dos autobuses de la línea 33 también circulaban juntos. Asimismo, los circulares (21 y 11) han pasado por la Gran Vía sin mantener la cadencia prevista.

Cabe recordar que en la Gran Vía sólo los autobuses de la línea 4 hacen parada en las marquesinas de la antigua LAC. El resto suben y bajan viajeros en las paradas sin marquesina.

 

Fotos

Vídeos