El Ayuntamiento de Granada anuncia ajustes en la economía pero asegura que no subirán impuestos

Los concejales de Economía y de Hacienda de Granada, Luis González y José Antonio Huertas./PEPE MARÍN
Los concejales de Economía y de Hacienda de Granada, Luis González y José Antonio Huertas. / PEPE MARÍN

PP y Cs plantean la reorganización de Hacienda y Economía y la elaboración de un nuevo presupuesto para 2020 como medidas para mejorar la situación financiera actual del Consistorio

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZGranada

El Ayuntamiento de Granada ha anunciado que hará un ajuste al actual plan de ajuste municipal con el objetivo de mejorar la situación financiera del Consistorio, cuya deuda sobre pasa los 270 millones de euros. Se trata de la principal medida del paquete con el que el Partido Popular y Ciudadanos pretenden paliar los déficits que en materia de pago a proveedores y de remanente de tesorerías ahogan a la casa de todos los granadinos.

Según han explicado los concejales de Economía, Luis González, y de Hacienda, José Antonio Huertas, la situación financiera del Ayuntamiento es «complicada» debido a los problemas que presenta el Consistorio a la hora de hacer pago a sus obligaciones. Tal y como han advertido este martes, la deuda a entidades bancarias ascendía a 180 millones de euros el pasado 30 de junio, mientras que el periodo medio de pago a proveedores superaba los siete meses de media.

Ambos ediles han coincidido en señalar que, además, el Ayuntamiento presenta otro gran problema, el déficit estructural de tesorería, que afecta sobretodo a la cantidad de dinero de la que dispone el Consistorio de forma habitual para hacer frente al pago de facturas. Mejorar este indicador, han dicho González y Huertas, será uno de los grandes objetivos del nuevo equipo de gobierno.

Receta económica

La receta planteada por los responsables de Economía y Hacienda pasa principalmente por realizar un ajuste sobre el plan de ajuste en vigor. Esta hoja de ruta, que fue aprobada en 2018 por la anterior corporación, será modificada en otoño próximo para adaptarla a la normativa que el Ministerio de Economía y Hacienda pretende hacer pública a finales de septiembre. Aunque ninguno de los ediles ha ido más allá en sus planteamientos, sí que han apuntado que las áreas municipales «pueden ser optimizadas» y que la solución no pasa por «gastar más, sino mejor».

Otra de las medidas en las que trabajará el nuevo gobierno será la aprobación de un nuevo presupuesto que sustituya al actual, prorrogado desde el inicio del mandato anterior. Tanto González como Huertas han dado por amortizado el año 2019 como fecha para plantear unas cuentas nuevas y han asegurado que ya han dado aviso a las diferentes áreas de gobierno para que comiencen a estudiar sus necesidades de cara a la formalización del nuevo plan.

La intención es, según han subrayado, que sean unos presupuestos «reales» y «consensuados» con el resto de partidos. «Queremos darle voz a todos para que las cuentas se ajusten a la complicada situación en la que nos encontramos», han dicho antes de anunciar que revisarán las actuales ordenanzas fiscales.

El plan económico del nuevo equipo de gobierno también tendrá en cuenta una serie de medidas organizativas y operativas «transversales» entre las que se encuentran la reorganización de las áreas de Economía y Hacienda o la mejora de los sistemas informáticos municipales. El objetivo, según han avanzado, es «dar facilidades operativas para que los ciudadanos puedan pagar sus obligaciones de forma «rápida y fácil», aunque han insistido en que no subirán los impuestos, una de las promesas electorales de PP y Cs.

La receta también incluye medidas para la mejora en el retraso en el registro de expedientes de plusvalías, de la recogida de la tasa de basura así como la implementacion de la cita previa en Hacienda y la activación del convenio con Diputación.